¿Crees que se pueda aprender a ser feliz?

Expertos en neurociencia dicen que sí: la felicidad es una habilidad que podemos aprender.

Diversas investigaciones han demostrado que la felicidad, la amabilidad y la compasión son resultado de habilidades que pueden ser aprendidas y mejoradas a través de entrenamiento, gracias a la plasticidad de nuestros cerebros.

Así, podemos entrenar a nuestro cerebro para que experimentemos mayor bienestar y para ser más optimistas. ¿Cómo? Al ser un músculo más de nuestro cuerpo, podemos ejercitarlo para desarrollar hábitos positivos.

Elsa Punset, filósofa y escritora española, nos invita a entrenar a nuestro cerebro haciendo una lista divida en tres columnas: 1) Recuerdo alegre; 2) Persona que queremos y; 3) Deseo para el futuro. Después, debemos elegir un color que represente cada uno de los elementos de nuestra lista para asociarlo con las emociones positivas que nos provoca y posteriormente debemos recortar papel del color que elegimos en forma de círculo y pegarlo en lugares donde los veamos.

Este ejercicio nos ayudará a recordar las emociones positivas que nos hace sentir el pensar en nuestros recuerdos alegres, nuestros seres queridos y nuestros sueños y anhelos.

¡Entrenemos a nuestros cerebros para ser felices!