Caminar tiene múltiples beneficios para nuestro bienestar, por lo que es importante que, si no lo hacemos, empecemos lo más pronto posible.

Dar un paseo durante 30 minutos al día –especialmente si lo hacemos al lado de un lago o del mar- nos ayuda a relajarnos, a entrar en un estado de flujo y a inspirarnos, lo que nos puede servir para pensar en las metas que queremos lograr y qué acciones emprender para alcanzarlas.

Hay que tener en cuenta que durante esos 30 minutos debemos caminar de manera tranquila, disfrutando del paseo, de nuestro entorno, así como de enfocarnos en nuestra respiración y en las emociones que experimentamos mientras realizamos esta actividad. También habría que tomar en cuenta que esos 30 minutos pueden servirnos como un regalo de tiempo para nosotros mismos con miras a desconectarnos de nuestras preocupaciones, por lo que es importante tratar de dejar en casa el teléfono o el reproductor de música para centrarnos en el aquí y el ahora y saborear el momento.

Lo anterior nos ayudará no sólo a experimentar mayores niveles de bienestar o emociones positivas, sino que también contribuirá a que seamos más creativos y a tener más y mejores ideas.

¿Te apetece caminar?