dakota-corbin-271468

 

        “Los derechos se toman, no se piden, se arrancan no se mendingan”

Para iniciar el tema, sería importante recalcar que dentro de nuestra Constitución Política en su artículo 6°, mismo que se encuentra dentro de los derechos fundamentales de la libertad de expresión y acceso a la información, encontramos el derecho de réplica.

El día 26 de junio de este año, se expidió el Decreto de la Ley Reglamentaria en el tema de derecho a réplica, con el objetivo de garantizar y reglamentar el presente derecho; concretamente habla del derecho de toda persona a que sean publicadas o difundidas las aclaraciones que resulten pertinentes respeto de datos o informaciones transmitidas o publicadas por los sujetos obligados.

Vamos por partes, los sujetos obligados son aquellos que deben informar sobre sus acciones y justificarlas en público, conforme a la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Rendición de Cuentas, deben transparentar sus acciones así como garantizar y respetar el derecho al acceso a la información pública.

En este contexto, los sujetos obligados son agencias de noticias, los productores independientes y cualquier otro emisor de información y de contenido original.

Partiendo ya de una base, la Ley Reglamentaria nos explica que toda persona podrá ejercer el derecho de réplica respecto de la información inexacta o falsa que emita cualquier sujeto obligado, y que le cause agravio.

Se engloban diversos temas dentro de la Ley por ejemplo, personas físicas y morales, temas en materia electoral, partidos políticos, candidatos y pre candidatos de elección popular y nos señalan la forma en cómo pueden hacer efectivo su derecho de réplica, ante que situaciones, quienes pueden ejercerlos, menciona también sanciones, procedimientos y todo aquello que conlleva la formulación de una buena Ley mexicana.

Lo anterior, lo vemos como la parte objetiva y contenido de la Ley reglamentaria, ahora bien, sería importante mencionar que existen acciones de inconstitucionalidad en tema de la libertad de expresión y los límites de su ejercicio.

El derecho de réplica se despliega a dos ámbitos: el individual y el colectivo; en el primero se deben garantizar el respeto los derechos de terceros, la honra y la dignidad, construidos con base en la opinión, percepción o buena fama que se tiene de las personas y puede verse afectado por falsa, inexacta o calumniosa información que se hace regularmente por medios de comunicación.

El ámbito social o colectivo, garantiza la veracidad de la información que se difunden a través de dichos medios de comunicación, lo que ofrece mayores elementos de juicio sobre temas de interés general.

Por lo que la Comisión de Derechos Humanos, algunos partidos políticos e inclusive la propia Suprema corte de justicia, señalan que parte del contenido de la Ley en comento, restringen injustificadamente el derecho a la libertad de expresión.

Primero excluyen la información agraviante como objeto de reproche, limitándose a información falsa o inexacta.

Segundo, el ejercicio de este derecho se condiciona a la acreditación de un perjuicio, lo que resulta excesivo, pues la divulgación de información falsa o inexacta, por sí misma, causa perjuicio a la persona aludida e incluso a la sociedad.

Tercero, dicha ley sólo incluye dentro del concepto de medios de comunicación a la radio y televisión restringida, omitiendo considerar a la radio y televisión abierta.

Y así, muchos puntos más que serían temas de análisis y discusión, al final, sabemos que muchas de nuestras leyes, códigos, tratados, o bien, documentos escritos tienen abundantes lagunas jurídicas y son los que nos regulan, triste pero cierto.