daniel-mingook-kim-139409

Se ha comprobado que practicar la meditación tiene múltiples beneficios para nuestro bienestar, especialmente porque cuando lo hacemos al menos durante 10 minutos al día logramos enfocarnos en el aquí y el ahora, al tiempo que es una actividad que nos permite experimentar un estado de flujo, es decir, nos permite “fluir” en armonía con nosotros mismos y los demás.

Además de dichos beneficios, se ha encontrado que promover la meditación contribuye a mejorar el rendimiento de las personas. Se dice esto porque en escuelas secundarias y preparatorias de San Francisco, California, donde se inició un programa denominado “Tiempo de quietud” se notó un cambio favorable en la comunidad estudiantil.

Este programa consta de dar dos recesos al día para practicar la meditación, así que los alumnos tienen tiempo para cerrar sus ojos y aclarar su mente. Después de aplicar este programa durante cuatro años, los resultados han sido sorprendentes: el número de estudiantes suspendidos se redujo en 45 por ciento el primer año y ahora cuenta con el porcentaje de suspensión más bajo de toda la ciudad.

Además, gracias a la aplicación de este programa se ha logrado reducir de manera significativa los niveles de estrés y depresión reportados por los estudiantes, al tiempo que han mejorado su rendimiento en materias como inglés o matemáticas.

Entre otros efectos de meditar en los estudiantes de diversas escuelas en San Francisco están que han aumentado su resiliencia y disminuido sus emociones negativas.

Tomando eso en cuenta, podríamos trabajar por promover que en las escuelas o en lugares de trabajo se apueste por emprender un programa de este tipo que nos ayude a incrementar nuestro bienestar y felicidad.