rhendi-rukmana-193672
Diversos estudios alrededor del mundo han centrado su atención en los afectos positivos y negativos que las personas experimentamos con frecuencia, ya que así se puede encontrar la relación entre nuestras emociones y nuestro bienestar, especialmente porque, al ser inherentes a los seres humanos, influyen de manera directa en nuestra felicidad.

Uno de estos estudios es el Ranking de Felicidad en México 2012, mediante el cual se le preguntó a más de 26 mil personas de 100 municipios del país si habían experimentado con frecuencia emociones positivas (entusiasmo, alegría, amor o cariño, orgullo por sus logros y aprecio) y negativas (tristeza, angustia o ansiedad, irritación o enojo, dolor físico o cansancio y aburrimiento).

Dentro de los principales hallazgos del Ranking de Felicidad está el hecho de que el afecto positivo que más experimentan los habitantes de los municipios más felices es el amor o cariño (mientras que para los que habitan los municipios menos felices, es el aprecio), seguido por la alegría y el aprecio.

También se encontró que el dolor físico o cansancio es el afecto negativo más experimentado tanto por el grupo de municipios más felices como el de menos felices, donde más del 50 por ciento de los habitantes de dichos municipios reportó haber experimentado esta emoción.

Un resultado interesante de este estudio, es que Ciudad Juárez, Chihuahua, Culiacán y Mazatlán, ciudades que se encontraban entre las primeras 20 ciudades más violentas del mundo según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Social, se ubican entre las 10 ciudades del Ranking que experimentan menos afectos positivos.

Por ello, es importante conocer qué tipo de emociones experimentan las personas porque así se tiene una visión de la situación de la sociedad actual.

Referencia:

Imagina México A.C., Ranking de Felicidad 2012 ¿En qué municipios viven con mayor calidad de vida los mexicanos?, UPAEP, 2013.