apaao

Dicen que para ser felices debemos recordar cuáles son las pequeñas cosas que hacen grande la vida.

El disfrutar de esos instantes que nos aportan felicidad, contribuye a aumentar nuestro bienestar y, por ende, a tener una vida plena.

Esas “pequeñas” cosas como despertar con un beso de tus hijos, que alguien te ceda su lugar en el autobús o simplemente el disfrutar del clima y de tu entorno, pueden hacer de un día ordinario uno extraordinario.

Si nos enfocamos más en lo bueno que tenemos y que nos rodea que en lo malo, seguramente podremos experimentar un mayor bienestar y felicidad en nuestra vida y transmitirlo a los demás.

¿Qué te parece si a partir de hoy te enfocas en observar todas esas “pequeñas” cosas que te hacen feliz?