hug
Hay acciones sencillas que nos aportan altos grados de bienestar o felicidad.

Una de esas acciones es abrazar. Sí, así como lo lees: el dar o recibir abrazos es una sencilla forma de aumentar nuestra felicidad.

¿Por qué? Porque de acuerdo con Daniel Goleman, psicólogo estadounidense famoso por su libro “Inteligencia emocional”, cuando abrazamos liberamos oxitocina y endorfinas, así como serotonina (comúnmente conocida como “hormona de la felicidad”), lo que provoca que se fortalezca nuestro sistema inmunológico, dejándonos una sensación de bienestar.

Pero no sólo eso: el abrazar ayuda a reducir el estrés, nos permite estrechar lazos afectivos y tiene beneficios para nuestra salud al disminuir la presión arterial, al tiempo que nos permite mantener en buen estado los músculos de brazos y hombros y tiene un impacto positivo en el coeficiente intelectual de los niños.

En ese sentido, existe una iniciativa mundial llamada “Abrazos gratis” cuyo propósito es promover esta sencilla acción que nos ayuda a incrementar nuestra sensación de bienestar y felicidad.

Tú, ¿cuántos abrazos das al día?