El bienestar que generan las TIC en la evolución del hombre

El bienestar que generan las TIC en la evolución del hombre

El ser humano ha desarrollado su inteligencia en mayor medida que sus instintos, ello a pesar de provenir de antepasados cuya organización era inferior. Lo anterior es resultado —entre otras cosas— de su notable desarrollo del neocórtex respecto del resto de los primates. En este sentido, el desarrollo de esta “nueva corteza cerebral” fue producto de un complejo proceso evolutivo y social —en el que sin duda, intervino el trabajo como factor en la “transformación del mono en hombre”— así como también, un proceso intelectual que incluye el desarrollo de la capacidad simbólica, el desarrollo lingüístico, el pensamiento abstracto, la escritura, la expresión artística, etcétera. En dicho proceso, la “palabra” tuvo fuertes implicaciones epistemológicas. Primero, mediante el desarrollo de ideas-conceptos; y luego, mediante formas cada vez más complejas y abstractas como categorías científicas y filosóficas. De igual manera, existieron otras implicaciones que vale la pena señalar: el que la especie pudiera valerse de la experiencia acumulada del pasado; la toma de conciencia de sí mismo y de su entorno; la comprensión del mundo y de sí mismo, a través de métodos de investigación, ciencia, religiones, filosofía, etcétera; el lenguaje simbólico y la transmisión de símbolos orales, escritos y corporales; la capacidad de resolver los problemas antes de enfrentarse a ellos; poder pensar de manera crítica, lo que le ha permitido escoger y decidir, así como tener responsabilidades para consigo mismo y los demás. Ante estas implicaciones, es importante preguntarse ¿cuál será el resultado evolutivo del ser humano al supeditar su actividad intelectual al lenguaje icónico especialmente representado en los dispositivos móviles? Mi primera preocupación sería la implicación de lo...
Bienestar social en la zona  metropolitana más grande del país

Bienestar social en la zona metropolitana más grande del país

  Por principio, es importante señalar que 8 de cada 10 habitantes en el país vive dentro de una zona metropolitana. Asimismo, dentro de estas áreas de conurbación, la población crece a un ritmo superior al del resto del país. A este fenómeno de concentración poblacional se suma la concentración de las unidades económicas, la producción, la oferta de empleos y, por ende, la concentración en la dotación de equipamiento urbano, infraestructura, así como de toda clase de bienes y servicios públicos. En este contexto, el Estado de México junto con la Ciudad de México y el Estado de Hidalgo conforman la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), considerada como la zona metropolitana con el mayor número de habitantes, pues en ella viven 2 de cada 10 mexicanos. El tamaño de su población es tal, que de compararse con el de las ciudades más grandes del mundo ocuparía el 5to lugar a nivel mundial, únicamente por debajo de Tokio, Seúl, Beijing y Shangai. Por otra parte, tenemos el papel de la economía que se genera en la ZMVM, el cual —de acuerdo con datos serios— indica que en ella se generan 2.5 de cada 10 pesos en el país; se contribuye con el 34% al PIB nacional; se estima un PIB per cápita de 180 mil pesos anuales; se invierten 82 mil pesos en promedio por cada integrante de la población económicamente activa (PEA); se ocupa el 1er lugar a nivel nacional en cuanto a diversificación económica, con 935 sectores económicos  (superior en 354 a los del promedio nacional); se cuenta con 2.4 grandes empresas por cada mil...
Soy naco y soy feliz

Soy naco y soy feliz

Soy naco y soy feliz Por: @rigusgarcia Abordar el término “naco” en las ópticas de Carlos Monsiváis y Enrique Serna resulta extraordinario a la hora de intentar comprender, en el contexto histórico del presente, por qué muchas personas nos sentimos agraviadas con el uso que le dio Nicolás Alvarado para referirse a Juan Gabriel en fechas recientes. Muchas personas coinciden ―incluso el propio autor de estos improperios hacia el mítico “divo de Juárez”― que la rabia casi generalizada tuvo su génesis en la impertinencia de haber ocupado el término en un momento de “duelo nacional”. Ciertamente, así fue. Para muchas personas resultó en un duro golpe hacia un ícono mexicano (me atrevo a decir que se trataba del cantautor mexicano más grande después de José Alfredo). Sin embargo, encontré otra poderosa razón, al encuadrar el término “naco” dentro del dicho que usan ―y del que abusan― en los centros de coaching ontológico acerca de que “lo que te choca te checa”. En ese sentido, representa un epíteto del que igualmente abusamos todos los mexicanos para referirnos a nuestros congéneres, y del que cualquier persona que es objeto se siente profundamente ofendido, sin entender que cualquiera ―sí cualquiera― es susceptible de serlo. Veamos porqué… –En lo que refiere a grupo étnico. Es importante apuntar que el naco es por igual la persona con rasgos caucásicos, que la de rasgos amerindios, mestizos o mulatos cuando exhibe estilos que transgreden las normas occidentales modernas “de conducta”, “del buen vestir”, “del buen hablar”, “de las compañías sociales”; al poseer rasgos físicos que se conciben como “penuria estética”; etcétera. –En lo que respecta a...
Apuntes sobre Estado laico para #DefendemosLaFamilia

Apuntes sobre Estado laico para #DefendemosLaFamilia

Apuntes sobre Estado laico para #DefendemosLaFamilia Por @rigusgarcia En primer lugar, quiero agradecer a la comunidad de colaboradores de IMAGINA MÉXICO por la generosidad de este espacio. A todos ellos ¡Muchas gracias! En esta primera entrega, me permito abordar a las uniones entre personas del mismo sexo, sabiendo de antemano que habré de tomar partida, pues considero que los argumentos a favor y en contra de dichas uniones han sido profusamente abordados a lo largo de estos días, únicamente, con un énfasis en los aspectos morales y religiosos, los cuales constituyen elementos respetables e indispensables dentro de la deliberación, sin embargo, dichas aportaciones tienen frente a sí —con contundencia y sin matices— los límites establecidos por un sistema político de corte federal-democrático-representativo y laico. En ese sentido, vale la pena preguntarse ¿si tienen cabida las expresiones que vimos manifestarse hace dos semana bajo el hashtag #DefendemosLaFamilia? Definitivamente sí, pues en un sistema democrático caben todas las expresiones que surjan en el marco del Estado de Derecho. Además, un sistema democrático se caracteriza por sus valores operantes, tales como: la pluralidad, la diversidad, la tolerancia, la libertad, etcétera. Empero, lo que no debería intentar algún grupo de presión, como por ejemplo, los promotores del citado posicionamiento ―por prominentes, importantes, numerosos, potentados o adinerados que sean― es mantener un dominio de la esfera pública, ya que se trata del espacio en que convergen ciudadanos libres e iguales. En ese sentido, nos encontramos frente a una perspectiva única: la de nuestro presente, en donde ningún dogma religioso puede imponerse como un castigo coactivo o punitivo por parte del Estado hacia el grueso...