Los buenos hábitos

¿Quieren realizar un cambio positivo en su vida? Si es así, lo que debes hacer es crear buenos hábitos, ya que estudios han comprobado que las personas que realizan actividades de manera repetida logran más fácilmente sus objetivos. Adquirir buenos hábitos es una práctica que nos permite obtener logros significativos en nuestras vidas, ya que nos ayuda a hacer cambios en nuestro día a día. Entre los consejos que otorgan especialistas en motivación y desarrollo personal para adquirir buenos hábitos está, en primer lugar, identificar qué objetivo queremos lograr, ya que es sumamente importante definir de manera clara qué es lo que deseamos mejorar para poder realizar un cambio positivo. Otro consejo es ser auto-disciplinados, ya que de acuerdo con un estudio realizado por el psicólogo Benjamin Gardner (University College London), para que una actividad se convierta en un hábito que nos permita transformar de manera positiva nuestra vida, no sólo se requieren 21 sino 66 días de disciplina constante. Un último consejo que podrían tomar en cuenta es buscar apoyo de gente cercana para poder lograr su objetivo. Por ello, si lo que desean es, por ejemplo, tener una mejor condición física, lo que deben hacer es establecer un horario y fechas en las cuales planeen realizar su rutina de ejercicios y cumplirla; al tiempo que pueden buscar a algún amigo que también esté interesado en mejorar su estado físico para que se les facilite realizar dicha actividad. Tras hacerlo de manera continuada, van adquiriendo el hábito de hacer ejercicio hasta que, con el pasar del tiempo, lograrán hacerlo de manera natural. ¿Se animan a adquirir buenos...

La música y nuestro estado de ánimo

¿Alguna vez has pensado en el efecto que tiene la música en tu estado de ánimo? Si es así, deseamos contarte que, de acuerdo con un artículo publicado por la revista Nature Neuroscience, escuchar música agradable aumenta nuestros niveles de dopamina, lo que provoca placer, semejante al producido por otras sensaciones. El grupo de investigadores integrado por Salimpoor, Benovoy, Larcher, Dagher y Zatorre, encontraron que la música agradable provoca una sensación de bienestar, y que esta sensación empieza desde el momento en que piensas en escuchar música que te gusta. De hecho, hay quienes recomiendan crear una “lista de reproducción de felicidad”, es decir, que elijamos aquellas canciones que sabemos nos ponen de buenas y que las escuchemos al iniciar del día, ya que de esta manera podremos incrementar nuestro bienestar y sentirnos felices. Así que, ¿qué te parece si empiezas tu día escuchando tu canción favorita y de paso te conviertes en una persona más feliz? Referencia: Valorie N Salimpoor, Mitchel Benovoy, Kevin Larcher, Alain Dagher & Robert J Zatorre, “Anatomically distinct dopamine release during anticipation and experience of peak emotion to music” en Nature Neuroscience,...

Bienestar Integral en México

Bienestar Integral en México   El World Happiness Report 2016, fue publicado en Roma cuatro días antes del día mundial de la felicidad (Marzo 20), y mide a 156 países en sus niveles de bienestar subjetivo y de felicidad, como indicadores primarios del desarrollo de las personas y las naciones, con la finalidad de establecer políticas públicas que tengan como objetivo mejorar su calidad de vida. En este contexto, el reporte de 2016, demostró que las personas tienen un menor nivel de bienestar auto-reportado en casi todas las naciones, y regiones, así como en la población mundial en general. El ranking de 2016 sitúa a los mismos países en el Top 10 del ranking 2015: Dinamarca, Suiza, Islandia, Noruega, Finlandia, Canadá, Holanda, Nueva Zelanda, Australia y Suecia. México se encuentra en el lugar 21 de los 156 países.  Es decir, de manera preocupante México pasó del lugar 14 en el 2015 al 21 en el 2016, en su nivel de bienestar auto-reportado; bajando 7 lugares, en virtud de que las nuevas variables nos dan un menor nivel de bienestar subjetivo. Un elemento diferencial de los anteriores reportes es que se midió el aporte de seis nuevas variables al bienestar de los países: PIB per cápita, apoyo social, saludable expectativa de vida, libertad para hacer elecciones de vida, generosidad y percepción de corrupción. A estas seis variables se agregó un indicador, que se le denominó “Distopía”, más un residual.  La Distopía es una medida que representa el promedio de los peores indicadores mostrados en las naciones; este indicador, que representa a nivel global una medición de 2.33 (sobre 10), se...

Feliz en internet, infeliz en la realidad

Feliz en internet, infeliz en la realidad Por Vicente L. Avendaño Fernández La mayoría de los autores coinciden en la idea de que si realmente hay un sentido en la vida, éste se orientara invariablemente a alcanzar la felicidad. Este estado de la condición humana es eminentemente subjetivo, depende de una gran variedad de factores y no se puede establecer un parámetro definitivo acerca del tema. Es ahí donde surge el cuestionamiento, si el ser feliz es algo sumamente personal ¿Hay necesidad de publicarlo en redes sociales? La respuesta es compleja y es precisamente lo que analizaremos en la editorial de hoy. Las redes sociales han evidenciado aspectos muy íntimos de quien publica, los cuales pueden evidenciar una ignorancia manifiesta; prueba de ello es la afirmación de Umberto Eco, cuando señala que las redes sociales están conformadas por una “legión de idiotas”. La humanidad no pasa por sus mejores tiempos en diversos aspectos, uno de ellos es indudablemente el intelectual. El discurso educativo que señala que internet es una llave al conocimiento es un simple argumento de algún político que regala computadoras, porque en la realidad hemos visto que el uso de la red no sólo no cumple sus fines académicos, sino que paradójicamente ha vuelto más tontos a los estudiantes, claro que hablo en términos generales, porque quien aprovecha y hace bien uso de la internet puede volverse alguien sumamente culto. En esa cultura de la red, nos encontramos a quien le toma foto a todo lo que se come o anuncia a dónde está permanentemente, quizá como presunción o como un complejo que le impide ser feliz si...