Familia


 

Los doce hábitos que las personas felices practican

¿Existen fórmulas específicas e infalibles para alcanzar la felicidad? Creemos que no, pues no debemos ver a la felicidad como una meta a alcanzar en un remoto futuro. La felicidad es un estado interior que podemos capturar de instante en instante Esa felicidad que todos buscamos se encuentra “oculta” en los detalles de nuestro diario vivir y existen ciertas acciones simples que quienes se consideran a sí mismos como personas felices suelen poner en práctica día a día. Aquí compartimos algunos hábitos que pueden ayudarte a ser tan feliz como desees: 1- Considera a los problemas como desafíos Ante cualquier dificultad o contingencia, sea por una persona o algún suceso, trata de pensar que lo superarás y habrás aprendido de ello una nueva lección. Como dice el popular dicho “Lo que no me mata, me fortalece”. 2 – Aprende a perdonar Cada vez que alguien te critique o hiera con sus palabras, trata de olvidar las ofensas. Aun cuando sepas que lo dijo intencionadamente, déjalo pasar y no permitas que te afecte. Recuerda que aceptar a los demás por quienes son y conocer tus propias virtudes, te hará más fuerte y feliz. Pareja abrazada perdonándose 3 – Sé amable y agradecido/a Quienes tratan a los demás de modo rudo o desagradable, en el fondo lo que demuestran es su propia insatisfacción e inseguridad. Sin embargo, cuando eres amable con los demás, la amabilidad dada volverá a ti. Además de ser cuestión de buenos modales, al expresar tu reconocimiento y agradecimiento a las demás personas, ellos se sentirán más inclinados a ayudarte en el futuro. 4 – No busques la...

LA RÉPLICA: ¿DERECHO Y POLÉMICA?

El derecho de réplica se despliega a dos ámbitos: el individual y el colectivo; en el primero se deben garantizar el respeto los derechos de terceros, la honra y la dignidad, construidos con base en la opinión, percepción o buena fama que se tiene de las personas y puede verse afectado por falsa, inexacta o calumniosa información que se hace regularmente por medios de comunicación.

¿Es legítima la felicidad que se siente al ver el dolor ajeno?

Como siempre lo he manifestado en esta editorial, la felicidad es subjetiva y depende de muchas cosas, tanto naturales como convencionales, sin embargo, el abanico es infinito y racionalmente inconocible, yo me quedo con la idea de que cada quien puede hacer lo que crea que le haga feliz, siempre y cuando no se atenten contra derechos de terceros y/o el orden público.

Recordando a una amiga

RECORDANDO A UNA AMIGA He intentado imaginarme varias veces de qué moriré. ¿Sufriré un ataque al corazón? ¿Padeceré una enfermedad atroz? ¿Me asesinará un hombre? NATSUO KIRINO (GROTESCO 2003) Yo tenía una compañera en mi anterior trabajo que era agradable y también exigente, tenía sus ratos buenos y malos, tanto en el ambiente laboral como en su familia. Una compañera que vivió violencia en su matrimonio y posiblemente desde el noviazgo. Desde el primer momento hubo, posiblemente, celos, prohibiciones, descalificaciones, malos tratos, lo que posiblemente alguna de nosotras calificaría como “normal” en una relación; y como algunas abuelas confirmarían “lo que todas hemos permitido para que un matrimonio funcione”. Durante 15  años sobrellevaron su matrimonio. Dos hijos y un esposo que no dudo la amaron con todas sus fuerzas. Pero algo pasaba en esa relación, el esposo que quien lo conociera diría que es una persona amigable, tranquila, trabajadora, seria; y algún amigo que dijera haberlo tratado, lo calificaba como un hombre que llevaba en sus hombros la carga de una mujer que trabajaba todo el día. Familia que vivía cerca de ellos cuentan que los gritos, golpes y cosas que se rompían se oían seguido. Ella varias veces lo dejaba para irse con sus hermanas en busca de refugio junto con sus hijos, pero las promesas, esperanza y fe se renovaban con un nuevo “perdóname” y “nunca volverá a suceder”. Siempre que se les veía salir de casa cambiaban, como si no hubiese pasado nada, él y ella trabajando con el mismo ánimo. Yo a él nunca lo conocí de trato. Ella FUE MI COMPAÑERA. Contaba en el...