Internet y nuestras relaciones personales

Internet y nuestras relaciones personales

Internet  representa una de las grandes herramientas que nos permiten reducir la brecha digital, mediante lo cual se contribuye a mejorar diversos servicios –como la seguridad, la educación o la salud- y a promover el desarrollo económico y social. La existencia de Internet ha cambiado nuestra forma de relacionarnos con los demás, hasta el punto en que podría decirse que no existen barreras físicas que nos impidan comunicarnos con personas que se encuentran a miles de kilómetros de distancia. Gracias al uso de Internet podemos mantener relaciones de amistad, amor o familiares sin importar el lugar donde vivamos, lo cual impacta en la felicidad que experimentamos. También, gracias a Internet es que es posible que nos sumemos a distintas causas que nos ayuden a cumplir con diversos propósitos. Por ejemplo, podemos unirnos a voluntariados virtuales mediante los cuales aportemos un granito de arena para hacer de nuestro mundo uno mejor para todas y todos. Por esas razones, pensemos cómo utilizarla para mejorar nuestras relaciones y el entorno en el que...
HOY ES EL DÍA….

HOY ES EL DÍA….

Por María Eugenia Mora Dadas las circunstancias que actualmente vivimos, mantenernos en una actitud reflexiva, positiva y con un deseo genuino por cambiar las cosas, para la mayoría resulta harto difícil. Sólo basta con abrir las páginas de la internet, la televisión o escuchar la radio y los periódicos y en verdad el corazón, el estomago y todo nuestro ser, se contrae, no sólo de dolor, sino de impotencia y rabia. Igual que ustedes, me hago todos los días una sólo pregunta: ¿Cuándo van a cambiar las cosas? Inmediatamente me respondo. ¿Qué estoy haciendo para cambiarlas?, para lograr que mi congénere, el otro, los otros tengan -cada día- un poco más de humildad, humanidad y realicen su trabajo con entrega, alegría, ya no digamos con amor, por lo menos con respeto hacia los demás. La primera pregunta es: ¿sinceramente deseamos que las cosas cambien? Según el diccionario la sinceridad es: “falta de fingimiento en las cosas que se dicen o en lo que se hace”. Y agregaría: ¿soy indiferente de lo que pasa en mi entorno? Por consiguiente, una primera lectura sería: dejemos de fingir en tal o cual acción, sin reservas hagamos retro-inspección con nosotros mismos, no caigamos el papel de juzgar lo que nosotros mismos avalamos o -más allá- hacemos para mantener el status o nuestra condición privilegiada, y es que no se trata de mandar a volar todo e ir en contra de las reglas del sistema, sino desde nuestra área de trabajo, actividad o acción, tratemos de dar lo mejor de nosotros, no por interés, sino porque al final del camino tendremos el cerebro, el...
¿El dinero el camino a la felicidad?

¿El dinero el camino a la felicidad?

En el mundo en el que vivimos, donde al parecer el consumo es lo más importante, se ha promovido la idea que la felicidad sólo puede alcanzarse con dinero. A pesar de esto, la sabiduría popular dice que éste no da la felicidad y estudios científicos lo han demostrado, ya que si el dinero originara felicidad, no podrían existir pobres felices ni millonarios infelices, pero los hay. Si bien es cierto que para ser feliz lo ideal sería tener cubiertas tus necesidades básicas como vivienda, vestido y alimento, también se ha demostrado a nivel país que en aquellos donde el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita ha aumentado, sus índices de felicidad o bienestar subjetivo no lo han incrementado. Si nos preguntamos si el dinero nos hace felices, podríamos responder que eso depende de si tienes satisfechas las necesidades elementales de un ser humano y también de la forma en la que concibes tu realidad y lo que es más importante para ti. Te preguntamos: ¿el dinero es lo único que te hace...
El valor de las experiencias

El valor de las experiencias

A pesar de que muchos piensan que comprar cosas nos hace felices, la realidad es que ésta felicidad es momentánea y se ha encontrado que si deseamos experimentar una felicidad más duradera sería mejor invertir nuestro dinero en experiencias. ¿Por qué se dice esto? Porque Thomas Gilovich y Travis J. Carter, psicólogos de la Universidad de Cornell en Estados Unidos, realizaron una serie de estudios donde hallaron que somos más felices cuando salimos de vacaciones o realizamos actividades de disfrute (como volar en parapente o andar en bicicleta) que cuando adquirimos un auto o una tableta electrónica. Lo anterior se debe principalmente a que los seres humanos tendemos a adaptarnos con gran facilidad a los objetos, por lo que la satisfacción de adquirir algo tangible dura poco. Además, los objetos se pueden comparar, lo que trae consigo que podríamos pensar que adquirimos algo con “menor valor” que lo que adquieren nuestros amigos o conocidos, y tendría un impacto negativo en nuestra percepción de satisfacción. Por el contrario, si salimos al parque con la familia o amigos o realizamos alguna actividad recreativa, es mucho más difícil comparar nuestra experiencia con la de alguien más y al mismo tiempo, el recordar lo vivido nos puede llenar de profunda satisfacción y felicidad. Teniendo en mente que las experiencias nos hacen más felices que adquirir algún objeto, ¿qué te parece si este fin de semana en vez de salir de compras organizas un picnic en algún parque de tu...
Los tres componentes secretos de la verdadera felicidad, al descubierto

Los tres componentes secretos de la verdadera felicidad, al descubierto

La felicidad es algo que todos ansiamos alcanzar, pero, ¿cuáles son los ingredientes secretos para conseguirla? El psiquiatra Robert Waldinger, director de estudios sobre el desarrollo de hombres adultos de Harvard, concluye que se necesitan tres cosas para ser feliz, escribe ‘The Independent’. En el marco de su estudio se analizaron dos grupos de hombres blancos durante 75 años, desde 1938. 1. Relaciones cercanas Los hombres que dijeron mantener relaciones cercanas con su familia y amigos tienden a ser más felices y más saludables que las personas menos sociales, afirma Waldinger. En este sentido, las personas que dijeron sentirse más solos confesaron sentirse menos felices. Asimismo, gozaban de peor salud física y mental, concluye el estudio. La soledad puede ser un obstáculo para la buena salud mental, el sueño y el bienestar, lo que, a su vez, aumenta el riesgo de enfermedad. 2. Matrimonios estables Las personas que se casaron y no se divorciaron, no se separaron y no tuvieron “serios problemas” hasta que cumplieron los 50 presentaron mejores resultados en pruebas de memoria, según el estudio. De hecho, una investigación de 2013 confirma que el matrimonio está vinculado con el menor riesgo a sufrir deterioro cognitivo y demencia, escribe el periódico británico. 3. Mejor solteros que mal acompañados Según los resultados del estudio, las parejas casadas que dijeron haber discutido constantemente y que reconocieron que se tienen poco afecto mutuo son menos felices que las personas que no estaban casadas.   Credito: Actualidad...
Felicidad y Educación, Vínculo Emocional

Felicidad y Educación, Vínculo Emocional

La única forma posible de que perduren valores tales como la confianza y la prudencia, es a través de un estrecho contacto. Sir Winston Churchill La educación como una forma de expresar nuestros sentimientos y valores solo puede reproducirse cuando la comunicación, entre quienes la practican y quienes la aquilatan, la reproducen con prudencia y honestidad para fortalecer sus vínculos personales. Es una forma honesta y eficaz de conocer a las personas, pero sobretodo, ganar su confianza, no importando el ambiente donde se reproduce. Lo importante es la generación de valor y generatividad que produce la interacción entre las personas. Algunas personas dicen que no debes dejar de conocer a una persona todos los días. El valorar la amistad y un vínculo sincero entre las personas, es una valía mayor, que no requiere más que la voluntad para hacerlo posible. La corresponsabilidad entre las personas, debería ser un valor entendido que no necesite de conceptos o formas, sino una real importancia a poder compartir y comunicar los sentimientos de afinidad que unan a las personas. Un valor de respeto y honestidad en la interacción entre todos, ya sean amigos o compañeros de vida, es la corresponsabilidad que uno brinda al esfuerzo que se realiza por mantener la afinidad entre los mismos. Siempre es necesaria una generación de corresponsabilidad entre las personas, no solo por respeto mutuo, sino por aprecio a lo que las demás personas hacen. Valores entendidos, que ya no son tan entendidos. Falta decir, que el sentido común entre las personas, es cada día, el sentido menos común. El valorar el esfuerzo es una valía poco apreciada,...