El bienestar más allá del dinero

El bienestar más allá del dinero

En la actualidad hay quienes dicen que si lo que deseas es ser feliz, debes tener dinero. Lo anterior se puede poner a discusión si tenemos presenta la Paradoja de Easterlin*, que establece que si la teoría económica fuera correcta, no debería haber pobres felices ni millonarios infelices, pero los hay. Además, si bien es cierto que es importante satisfacer tus necesidades básicas para ser feliz, también es una realidad que el dinero no es la única ni la mayor causa de felicidad. ¿Por qué? Porque estudios elaborados por expertos de la denominada Ciencia de la Felicidad, han encontrado que son al menos ocho los aspectos que más impactan de manera directa en la felicidad que las personas experimentamos. A estos aspectos se les conoce como “dominios de vida” y entre ellos se encuentran la economía, la familia, la salud, la amistad, la ocupación, la espiritualidad, el tiempo libre y el entorno. En ese sentido, habría que cuestionarnos qué tan satisfechos estamos con cada uno de estos aspectos y calificar cuál es el valor que tiene cada uno de ellos en nuestra vida para que de esta forma podamos trabajar para incrementar nuestra felicidad. A ti, ¿qué te hace más feliz?   *Richard Easterlin es profesor de Economía de la Universidad del Sur de California. Miembro de la Academia Nacional de Ciencias y Miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias y del Instituto para Estudios del Trabajo (IZA). Autor de las obras: La felicidad, el crecimiento y el ciclo de vida; El economista renuente; Crecimiento triunfante: el siglo XXI en perspectiva histórica; El nacimiento y...
Entendiendo el bienestar más allá del dinero

Entendiendo el bienestar más allá del dinero

En la actualidad hay quienes dicen que si lo que deseas es ser feliz, debes tener dinero. Lo anterior se puede poner a discusión si tenemos presenta la Paradoja de Easterlin*, que establece que si la teoría económica fuera correcta, no debería haber pobres felices ni millonarios infelices, pero los hay. Además, si bien es cierto que es importante satisfacer tus necesidades básicas para ser feliz, también es una realidad que el dinero no es la única ni la mayor causa de felicidad. ¿Por qué? Porque estudios elaborados por expertos de la denominada Ciencia de la Felicidad, han encontrado que son al menos ocho los aspectos que más impactan de manera directa en la felicidad que las personas experimentamos. A estos aspectos se les conoce como “dominios de vida” y entre ellos se encuentran la economía, la familia, la salud, la amistad, la ocupación, la espiritualidad, el tiempo libre y el entorno. En ese sentido, habría que cuestionarnos qué tan satisfechos estamos con cada uno de estos aspectos y calificar cuál es el valor que tiene cada uno de ellos en nuestra vida para que de esta forma podamos trabajar para incrementar nuestra felicidad. A ti, ¿qué te hace más feliz?   *Richard Easterlin es profesor de Economía de la Universidad del Sur de California. Miembro de la Academia Nacional de Ciencias y Miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias y del Instituto para Estudios del Trabajo (IZA). Autor de las obras: La felicidad, el crecimiento y el ciclo de vida; El economista renuente; Crecimiento triunfante: el siglo XXI en perspectiva histórica; El nacimiento y...
¿La adicción al trabajo da bienestar personal?

¿La adicción al trabajo da bienestar personal?

Quienes hacen trabajo efectivo de más de diez horas al día necesitan hacer un esfuerzo por distinguir hasta dónde es necesaria su presencia y concentración en las actividades que hacen para vivir y revisar si el ritmo de trabajo ha repercutido en deterioro físico y mental.Esa es la recomendación de científicos de la Universidad Estatal de Kansas, quienes se han concentrado en el bienestar mental de la gente que es considerada por familiares, colegas y amigos como adicta al trabajo. ¿Cómo reconocer la anomalía? Los expertos creen que los adictos al trabajo no tienen a su bienestar “como una prioridad”, pues es real el daño que acarrea el exceso de trabajo en el terreno físico y el mental. La parte física se daña cuando las personas muy ocupadas en el trabajo omiten comidas y tienden a deprimirse, pero al mismo tiempo consideran que si trabajan menos horas deberán pagar un costo económico que no están dispuestas a asumir. El razonamiento más revelador de que el trabajo está representando un problema para alguien es su respuesta a la pregunta de por qué pasa tanto tiempo en su lugar de trabajo: cree que si se mantiene ocupado tendrá menos tiempo para gastar su salario y entonces podrá acumular capital. Los expertos recomiendan una revisión de parte de un profesional. Vale la pena nuestro...
El esfuerzo y el entusiasmo se miden

El esfuerzo y el entusiasmo se miden

¿Haces tu mejor esfuerzo? Me lanzaron esa pregunta y respondí que sí, que pongo todo mi empeño en lo que hago. Minutos después, me enseñaban una de las formas en que podemos hacer más específica la expresión de “echarle ganas” a las cosas y construir nuestra felicidad. Me lo explicaron paso a paso. Primero hay que fijarnos cuánto nos interesa el proyecto o la tarea que estamos haciendo, cualquiera que sea, desde un asunto de trabajo, un negocio, hasta el cultivo de amistades o relaciones sentimentales. Podemos “medir” cuánta concentración tenemos en esa actividad ¿estamos pensando en otra cosa mientras la planeamos o la ejecutamos?, ¿o evadimos, dejamos para después alguna de las encomiendas? Otro modo de evaluar el empeño que ponemos consiste en responder con franqueza acerca de los recursos que le invertimos.¿Dedicamos el dinero adecuado o somos tacaños con esa tarea? ¿Le “tomamos prestado” trabajo, tiempo o fondos al proyecto? Además, hay que ver la calidad de nuestras acciones desde la perspectiva de lo que sentimos o ganamos internamente cuando aplicamos el mayor esfuerzo con alegría. Una profesora de la Universidad de Sevilla menciona las palabras justas para describir el verdadero interés: hacemos las tareas con “agradable dedicación”. Esta medición del esfuerzo nos sirve, sobre todo, para saber si nuestro corazón está comprometido con una tarea u otra. Aplica para todo, desde la planeación ardua de la fundación de una empresa hasta la preparación de una cena para conversar con alguien especial. No dejen de hacer el mejor esfuerzo ni de poner todo su entusiasmo en lo que...