Involúcrate para ser feliz

Involúcrate para ser feliz

De acuerdo con el modelo PERMA, elaborado por el psicólogo Martin Seligman, uno de los pasos para ser felices es el involucramiento, es decir, el que las personas nos enfoquemos totalmente en una actividad sin pensar en nada más que lo que estamos haciendo, lo que a su vez provoca una sensación de que el tiempo pasa más rápido. Este involucramiento se conoce como “estado de flujo”, según Csikszentmihalyi, especialista en psicología positiva, quien señala que este tipo de experiencias son muy importantes para la felicidad de las personas, porque mientras más vivamos el “estado de flujo” más felices seremos. Lo anterior, dado que cuando estamos experimentando dicha sensación, nuestro estado emocional es neutro, pero posteriormente tendemos a sentirnos satisfechos y a estar de buen humor. ¿Te has puesto a pensar qué actividades te provocan entrar en “estado de flujo”? Te invitamos a que nos las...
La música está relacionada con la inteligencia

La música está relacionada con la inteligencia

Muchos son los estudios que comprueban que la música está íntimamente relacionada con la inteligencia, la forma en que es estudiada es de tal naturaleza que combina diversos factores de manera que integra un aprendizaje muy eficiente. Muchas conexiones neuronales son creadas al estudiar música, como por ejemplo tocar un instrumento musical, o lecciones de canto o piano, desarrollan capacidades cognitivas de manera notable. Cierto es que un bebé desde el vientre materno puede ser influenciado por ciertos ritmos de música, al igual que la misma madre para relajarse o alterarse; es por esa misma razón que anteriormente las tablas de multiplicar se aprendían con cierta tonada, lo que hacía más fácil que la mente almacenara esa información basándose en un ritmo que ayudara a recordar el resto. Nuestro cuerpo por propia naturaleza es rítmico, lo mismo desde el arrullo materno, ciertas notas de armonía llevan nuestra mente a un estado de alerta consciente muy propenso a aprender cosas. La música estimula intensamente las sensaciones en el cuerpo y en la mente, desarrolla otras áreas como pueden ser las matemáticas y la  concentración. Todo esto nos lleva al tan ansiado equilibrio emocional que tanto buscamos. No podemos negar que la música nos transmite diferentes emociones a cada uno, pudiéndola interpretar de muchas formas distintas, y siendo la misma expresión. Indudablemente es placentero escuchar o interpretar la música de nuestra preferencia, y eso nos coloca en un estado intenso de placer, pudiendo ser el estado ideal para abrir nuestros sentidos y aprender todo lo posible a nuestro alrededor. Esperamos que este artículo sea de utilidad para ustedes y que puedan hacer uso de diversas...
La inteligencia emocional

La inteligencia emocional

La inteligencia emocional (IE) es la capacidad que tiene una persona de manejar, entender, seleccionar y trabajar sus emociones; con eficiencia y generando resultados positivos. La Inteligencia emocional, se compone de habilidades, que pueden estar o no desarrolladas. Lo importante es identificarlas y trabajarlas para crecer en ellas. Existen tres habilidades que al desarrollarlas, es posible conseguir un buen nivel de Inteligencia emocional. Con el tiempo podrán desarrollarse más de ellas. Características – El autoconocimiento y autocontrol de las emociones. Una persona que se enoja rápidamente, que se pone triste con frecuencia o que no controla sus impulsos, no manifiesta un buen nivel de IE, El enojo es una emoción negativa que se alimenta a sí misma en respuesta a alguna amenaza percibida contra nuestra persona, ya sea amenaza de tipo físico o emocional. Nos coloca en un círculo vicioso ya que a medida que más lo pensamos mayor es la razón que creemos tener en sentirnos así; anulando toda razón y provocando en nosotros las respuestas más primitivas en nuestro cerebro. Por otra parte la tristeza se manifiesta de manera similar, si nos sentimos tristes, tendemos a buscar soledad en esos momentos, cuando en realidad es lo que menos necesitamos. La soledad solo nos hará sentirnos más vacíos y tristes. Aquí es donde la IE hace su trabajo, para romper con los círculos en ambos casos y permitirnos salir de esas emociones y cambiar nuestros estados de ánimo para bien nuestro. El Dr. Dolf Zillman, psicólogo de la Universidad de Alabama, dice que en el caso del enojo es posible romper el círculo cambiando nuestro foco de atención...
Cinco buenos hábitos para iniciar bien el día

Cinco buenos hábitos para iniciar bien el día

El momento de levantarnos suele ser un momento determinante para muchos, puede crear el tono en el que encaremos el día. Te recomendamos cinco buenos hábitos que no requieren mucho tiempo y que marcan una gran diferencia en el resto del día: Meditación: Aclarar nuestra mente desde el principio del día nos da claridad y disciplina que se traduce en mejores pensamientos y más orden en nuestra vida y en el trabajo o escuela. Entre 10 o 20 minutos basta. Ejercicio: Desde ir al gimnasio, pasear a tu perro o dar una caminata por los alrededores de tu casa, es una gran forma de activar nuestra energía y revitalizar nuestro cuerpo y mente. Comer sano: Lo que metemos a nuestro cuerpo influye en cómo nos sentimos, cómo pensamos y cómo actuamos. Una alimentación sana, llena de frutas, verduras y proteína (lo más natural posible) nos da energía para empezar el día. Hacer lo que nos apasiona: Puede ser cantar durante cinco minutos en la regadera, escribir unos párrafos, leer, ver algo que nos haga reír o hacer algo que nos haga sentir vivos, nos sirve como recordatorio para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Gratitud: Dar un espacio al comienzo del día para agradecer lo que tenemos, lo que somos, lo que hemos aprendido, la gente que nos rodea o el simple hecho de seguir vivos un día más. La gratitud es el lenguaje del corazón. Cinco hábitos que con el tiempo marcan una gran diferencia en nuestra calidad de...
¿Cómo cambia nuestra felicidad si la mente deambula?

¿Cómo cambia nuestra felicidad si la mente deambula?

De acuerdo con el científico Matt Killingsworth, de la Universidad de Harvard, una de las claves para sentirse más feliz, es estar presentes en lo que estamos haciendo, es decir mantenerse concentrado en esa actividad sin permitirle a nuestra mente deambular en otros pensamientos. 47% del tiempo estamos pensando sobre algo diferente de lo que estamos haciendo; un estudio demuestra que 65% de las personas son felices cuando tienen la cabeza en lo que están haciendo, a comparación de 57% de aquellas en las que su mente deambula. Concentrarnos en lo que estamos haciendo, nos hará más felices, incluso si lo que imaginamos es algo bueno o agradable. La mente no deambula                                         66% La mente deambula por ideas agradables           65% La mente deambula por ideas neutras                 58% La mente deambula por ideas negativas              43% % porcentaje de felicidad. Investigaciones Estar presentes en lo que hacemos también reduce el estrés, mejora la memoria y el rendimiento deportivo, aumenta la concentración, e incluso ayuda a dormir mejor. En un estudio publicado por la Universidad de Oxford en el 2013, se examinaron a 273 participantes, llegando a la conclusión de que un curso en línea de cuatro semanas y diez sesiones reducía la ansiedad en un 58%, la depresión en un 57% y el estrés en un 40% Sumado a estos resultados, 68% de médicos de cabecera pensaban en 2010, que sería útil o...
Dejar ir el estrés: No hay nada a qué aferrarse

Dejar ir el estrés: No hay nada a qué aferrarse

El estrés contribuye a problemas de salud, infelicidad, depresión, problemas de pareja, y mucho más. Siempre vamos a tener algo de estrés en nuestras vidas, pero ¿cómo podemos manejarlo? Por: Leo Babauta Encontrar la causa, y trabajar para resolver esa causa. En mi experiencia, he encontrado que la causa fundamental de la tensión es aferrarse a las cosas. Nos aferramos a la esperanza de que las cosas vayan como esperábamos o planeamos, y luego nos estresamos tratando de hacer que así suceda, o nos frustra cuando no lo logramos. El aferrarse a las cosas causa nuestro estrés y frustraciones. Entonces, ¿cómo podemos dejar de aferrarnos? Al darnos cuenta de que no hay nada a qué aferrarse. Que todo es cambiante, nada es permanente, todo evoluciona, al igual que nosotros mismos. Lo que podemos hacer hoy para detectar el estrés: Preguntarnos lo que nos está estresando hoy. Preguntarnos a qué nos estamos aferrando. Imaginemos que las causas que nos estresan no existen. ¿Cómo cambia esto las cosas? Te invitamos a conocer más sobre el autor en: http://zenhabits.net/ y puedes leer la versión original en...