El valor de las experiencias

El valor de las experiencias

A pesar de que muchos piensan que comprar cosas nos hace felices, la realidad es que ésta felicidad es momentánea y se ha encontrado que si deseamos experimentar una felicidad más duradera sería mejor invertir nuestro dinero en experiencias. ¿Por qué se dice esto? Porque Thomas Gilovich y Travis J. Carter, psicólogos de la Universidad de Cornell en Estados Unidos, realizaron una serie de estudios donde hallaron que somos más felices cuando salimos de vacaciones o realizamos actividades de disfrute (como volar en parapente o andar en bicicleta) que cuando adquirimos un auto o una tableta electrónica. Lo anterior se debe principalmente a que los seres humanos tendemos a adaptarnos con gran facilidad a los objetos, por lo que la satisfacción de adquirir algo tangible dura poco. Además, los objetos se pueden comparar, lo que trae consigo que podríamos pensar que adquirimos algo con “menor valor” que lo que adquieren nuestros amigos o conocidos, y tendría un impacto negativo en nuestra percepción de satisfacción. Por el contrario, si salimos al parque con la familia o amigos o realizamos alguna actividad recreativa, es mucho más difícil comparar nuestra experiencia con la de alguien más y al mismo tiempo, el recordar lo vivido nos puede llenar de profunda satisfacción y felicidad. Teniendo en mente que las experiencias nos hacen más felices que adquirir algún objeto, ¿qué te parece si este fin de semana en vez de salir de compras organizas un picnic en algún parque de tu...
Una manera de combatir el estrés es con Empatía

Una manera de combatir el estrés es con Empatía

  En uno de sus artículos recientes, el Psicólogo Arthur Ciaramicoli sostiene que la escucha empática puede ser la clave para reducir el estrés en nuestras vidas en general. ¿Cuántas veces hemos estado preocupados por algún asunto de trabajo, por un amigo o tal vez por un ser querido y al preguntar si todo está bien…? se obtiene una simple respuesta: “Todo esta bien, sólo estoy estresado”, como si no hubiera nada de qué preocuparse. ¿en verdad no hay nada de qué preocuparse? A menudo usamos las palabras “estoy estresado” casualmente en nuestras conversaciones cotidianas, con poco reconocimiento de los efectos adversos del estrés en nuestras vidas. Pero la evidencia sugiere que deberíamos de poner mucha más atención por nuestros niveles de estrés en los que podemos encontrarnos. El Centro para el Control de Enfermedades encontró que el 66 por ciento de los trabajadores estadounidenses dicen que pasan las noches en vela preocupados por los efectos físicos o emocionales del estrés, y el estrés se ha relacionado con muchos problemas de salud, incluyendo la obesidad y las enfermedades del corazón -especialmente entre los estadounidenses de bajos ingresos. El estrés no sólo nos afecta, pero puede afectar a los que nos rodean, tanto en nuestro ambiente de trabajo, así como,  a nuestros hijos. No todo el estrés es malo, por supuesto. El estrés también puede ser estimulante o llevarnos a cuidar por el bienestar de los demás, si se canaliza en la forma correcta. Tampoco es siempre evitable ya que muchos de nosotros tenemos vidas con factores de estrés fuera de nuestro control personal, como es el caso de vivir en la Ciudad de México teniendo que soportar largos períodos de tiempo para transportarnos...
Desapego = crecimiento

Desapego = crecimiento

El desapego –en palabras sencillas- es soltar, dejar ir y seguir adelante. Esto tiene un grado de dificultad mayor si no estás acostumbrado a soltar y sí a vivir amarrado a una situación, persona o sensación que solo te está llevando a lo negativo. ¿Cómo verlo positivamente? La situación ya está ahí, ya surgió, ya estás dentro ¿Te agrada? Si la respuesta es sí, adelante no hay nada que comentar, solo desearte que sigas en ese mood. Si la respuesta es la contraria; es decir, no hay que trabajar varios aspectos: Imagina cómo te sentirías si soltaras ese momento ¿Se siente bien? Entonces asume cómo sería si fuera una realidad. ¿Los demás te reclaman si sueltas lo que ellos te dieron para cargar? ¿Eso te hace sentir mal? Quizá ellos sí puedan cargar con eso, lo cual no significa que tú también. Hay quienes dicen: “Es la cruz que me tocó cargar”. ¿Quieres hacer lo mismo? ¡Ojo! Si lo vas hacer –como señalé en otra aportación- no se vale quejarse. Si te sientes mal haciendo lo que otros te han dado como “tarea” es hora de soltar y volar por tu cuenta. ¿Los demás se alejan si no haces lo que ellos te dicen? Suéltalos, gente que te condiciona es tóxica, dañina e impide tu crecimiento. El desapego incluye el perdón ¿Sabes? Hay gente que así aprendió a vivir, no conocen más y que intentar cambiar les puede provocar un corto circuito. Ponernos en sus zapatos es ser empático; sin embargo, no olvides que es diferente a justificar ¡No podemos darnos el lujo de hacerlo! Seamos empáticos, no pongamos...
Dar

Dar

Dar. Quienes logramos tomar consciencia de quién es uno mismo no nos ocupa recibir sino dar. En la realidad cósmica nadie da algo, pues en la consciencia de que todo ha sido regalado, como lo fueron las capacidades espirituales, físicas y mentales como el pensamiento, inteligencia, comprensión, entendimiento, discernimiento, aceptación, complacencia, percepción, razonamiento, análisis, y un lago etc. La pregunta inevitable es ¿hemos dado algo o se nos regaló la capacidad de compartir el fruto de las bonanzas personales? La abeja labora y el humano vende sus mieles; el mar permite la reproducción de los peces y el humano vende con creces ese alimento que él mismo mata; la tierra permite el desarrollo de los árboles alimentándolos hasta que den frutos y las personas cortamos, recogemos y utilizamos sus delicias para lucrar; los filtros naturales de la misma madre naturaleza permiten la potabilidad del agua pese a la enorme contaminación del ser ignorante que abusa de lastimar la sangre de su propio planeta y ahora resulta que con todo y eso, la vendemos a precios incalculables para el sentido común; hay… uff, tanto que poner como ejemplos, que hasta una lagrima brota de mis ojos; ¿quién dio? Si alguno de nosotros es bueno para dar amor ¿da algo si lo da? O si alguien tiene la capacidad de hacer dinero y ofrece ¿dio algo? Si alguien usa la consciencia y ayuda a ver ¿ofrece algo? Etc. Nos hemos sumergido en el mundo perdiéndonos en nosotros mismos, ya no importa si estamos en calle ajena o país fronterizo, estamos perdidos en nuestra propia isla del mar universal. No sabemos que...
El descanso

El descanso

El descanso. Las personas nacimos para aprender lo que no sabemos y, el humano para labrar… todo cuanto hacemos nos debe permitir vernos a nosotros mismos y aprender a determinar que la vida es muy corta para lo bueno que hacemos y larga para lo malo que sentimos nos hacen… pero ambas maestras de la voluntad, del poder máximo llamado libre albedrío… Es grande lo que se dice pero determinante lo que se oye. Vivimos en un mundo sin límites, por ello nosotros debemos poner con nuestra propia inteligencia ese límite y qué mejor que activando nuestra consciencia, esa que en la meditación logramos. No hacer es hacer, y para dar hay que tener. Un cuerpo descansado rinde lo que quiere rendir; una mente acallada da lo que puede dar; un espíritu en paz siembra lo que debe proponer. El descanso es de dioses y los dueños de los esclavos, esclavos son....
Top 10 de libros que te ayudan a ser feliz

Top 10 de libros que te ayudan a ser feliz

Contrario a lo que se podría pensar, los libros de autoayuda y superación personal, son de los más buscados por las personas. Su amplia variedad, que va desde amor, personalidad, trabajo, economía, hasta temas de reflexión de la vida en si misma, los hacen accesibles a toda clase de público. 1. “Poder sin límites”. Tony Robbins, el autor de esta obra, te dirá que tienes que hacer para conseguir la vida que siempre has querido tener. Tony enseña a través de libros, cintas y seminarios a manejar el poder de la mente, con el que puedes hacer, tener, lograr y crear lo que quieras para tu vida. 2. “Conciencia de riqueza”. Este texto es una guía práctica para aquellas personas que desean rediseñar su vida, darle una nueva estructura de pensamiento, emoción y acción, que sea afín con lo que realmente son. El escritor Carlos Fraga plasma en el libro que cuando el hombre se dé cuenta que es afortunado por el simple hecho de existir, se liberará de la anarquía, el miedo y creará el imperio del amor. Afirma que “la falta de dinero puede ser un problema circunstancial, pero la pobreza es un estado de espíritu”. 3. “Cimas y valles”. Spencer Johnson, autor también del título ¿Quién se ha llevado mi queso? En esta ocasión narra la historia de un joven que es infeliz viviendo en un valle, pero al conocer a un anciano, que habita en una cima, aprenderá a manejar principios y herramientas para estará mejor consigo mismo y ser feliz. Un libro muy recomendable para las personas que creen que todo en este mundo...