Cinco buenos hábitos para iniciar bien el día

Cinco buenos hábitos para iniciar bien el día

El momento de levantarnos suele ser un momento determinante para muchos, puede crear el tono en el que encaremos el día. Te recomendamos cinco buenos hábitos que no requieren mucho tiempo y que marcan una gran diferencia en el resto del día: Meditación: Aclarar nuestra mente desde el principio del día nos da claridad y disciplina que se traduce en mejores pensamientos y más orden en nuestra vida y en el trabajo o escuela. Entre 10 o 20 minutos basta. Ejercicio: Desde ir al gimnasio, pasear a tu perro o dar una caminata por los alrededores de tu casa, es una gran forma de activar nuestra energía y revitalizar nuestro cuerpo y mente. Comer sano: Lo que metemos a nuestro cuerpo influye en cómo nos sentimos, cómo pensamos y cómo actuamos. Una alimentación sana, llena de frutas, verduras y proteína (lo más natural posible) nos da energía para empezar el día. Hacer lo que nos apasiona: Puede ser cantar durante cinco minutos en la regadera, escribir unos párrafos, leer, ver algo que nos haga reír o hacer algo que nos haga sentir vivos, nos sirve como recordatorio para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Gratitud: Dar un espacio al comienzo del día para agradecer lo que tenemos, lo que somos, lo que hemos aprendido, la gente que nos rodea o el simple hecho de seguir vivos un día más. La gratitud es el lenguaje del corazón. Cinco hábitos que con el tiempo marcan una gran diferencia en nuestra calidad de...
Los doce hábitos que las personas felices practican

Los doce hábitos que las personas felices practican

¿Existen fórmulas específicas e infalibles para alcanzar la felicidad? Creemos que no, pues no debemos ver a la felicidad como una meta a alcanzar en un remoto futuro. La felicidad es un estado interior que podemos capturar de instante en instante Esa felicidad que todos buscamos se encuentra “oculta” en los detalles de nuestro diario vivir y existen ciertas acciones simples que quienes se consideran a sí mismos como personas felices suelen poner en práctica día a día. Aquí compartimos algunos hábitos que pueden ayudarte a ser tan feliz como desees: 1- Considera a los problemas como desafíos Ante cualquier dificultad o contingencia, sea por una persona o algún suceso, trata de pensar que lo superarás y habrás aprendido de ello una nueva lección. Como dice el popular dicho “Lo que no me mata, me fortalece”. 2 – Aprende a perdonar Cada vez que alguien te critique o hiera con sus palabras, trata de olvidar las ofensas. Aun cuando sepas que lo dijo intencionadamente, déjalo pasar y no permitas que te afecte. Recuerda que aceptar a los demás por quienes son y conocer tus propias virtudes, te hará más fuerte y feliz. Pareja abrazada perdonándose 3 – Sé amable y agradecido/a Quienes tratan a los demás de modo rudo o desagradable, en el fondo lo que demuestran es su propia insatisfacción e inseguridad. Sin embargo, cuando eres amable con los demás, la amabilidad dada volverá a ti. Además de ser cuestión de buenos modales, al expresar tu reconocimiento y agradecimiento a las demás personas, ellos se sentirán más inclinados a ayudarte en el futuro. 4 – No busques la...
Dejar ir el estrés: No hay nada a qué aferrarse

Dejar ir el estrés: No hay nada a qué aferrarse

El estrés contribuye a problemas de salud, infelicidad, depresión, problemas de pareja, y mucho más. Siempre vamos a tener algo de estrés en nuestras vidas, pero ¿cómo podemos manejarlo? Por: Leo Babauta Encontrar la causa, y trabajar para resolver esa causa. En mi experiencia, he encontrado que la causa fundamental de la tensión es aferrarse a las cosas. Nos aferramos a la esperanza de que las cosas vayan como esperábamos o planeamos, y luego nos estresamos tratando de hacer que así suceda, o nos frustra cuando no lo logramos. El aferrarse a las cosas causa nuestro estrés y frustraciones. Entonces, ¿cómo podemos dejar de aferrarnos? Al darnos cuenta de que no hay nada a qué aferrarse. Que todo es cambiante, nada es permanente, todo evoluciona, al igual que nosotros mismos. Lo que podemos hacer hoy para detectar el estrés: Preguntarnos lo que nos está estresando hoy. Preguntarnos a qué nos estamos aferrando. Imaginemos que las causas que nos estresan no existen. ¿Cómo cambia esto las cosas? Te invitamos a conocer más sobre el autor en: http://zenhabits.net/ y puedes leer la versión original en...
La comunicación efectiva

La comunicación efectiva

Tener buenas habilidades para comunicarse es esencial para lograr buenas relaciones sociales y establecer vínculos armoniosos. La empatía es un ingrediente fundamental de la comunicación Todas las personas podemos oír lo que los otros dicen, pero para escuchar necesitamos comprender lo que la otra persona nos transmite y, para lograrlo, necesitamos ser empáticos. La empatía, es la habilidad de comprender el mensaje de la otra persona desde la perspectiva de cómo la vive y, responder con precisión a las ideas y sentimientos que nos expresó. Esta habilidad nos permite reconocer las emociones de los de los demás saber que quieren y que necesitan, la empatía la desarrollamos desde pequeños y es fundamental para establecer relaciones sociales y vínculos armoniosos. Generalmente todas las personas pueden ser empáticas, sin embargo nuestra capacidad de ser empáticos no siempre está presente, ni tampoco en el mismo grado. La capacidad de poder establecer un contacto profundo con otras personas va a depender los filtros a través de los cuales percibimos a los demás, los cuales van a conformarse en función del momento de vida en que nos encontremos, por nuestras necesidades, valores, emociones, creencias y opiniones. ¿Cómo se desarrolla la empatía? Durante la infancia aprendemos no solo a expresar nuestros sentimientos sino también, a identificar y comprender los de los demás. Será más fácil tener esta habilidad desarrollada para aquellas personas cuyas necesidades afectivas y emocionales han sido atendidas desde los primeros años de vida. Sin embargo, la capacidad de ser empáticos la podemos fortalecer y desarrollar, algunas de las estrategias que podemos seguir son: Escuchar activamente.– Significa estar abiertos para entender lo que...
HOY ES EL DÍA….

HOY ES EL DÍA….

Por María Eugenia Mora Dadas las circunstancias que actualmente vivimos, mantenernos en una actitud reflexiva, positiva y con un deseo genuino por cambiar las cosas, para la mayoría resulta harto difícil. Sólo basta con abrir las páginas de la internet, la televisión o escuchar la radio y los periódicos y en verdad el corazón, el estomago y todo nuestro ser, se contrae, no sólo de dolor, sino de impotencia y rabia. Igual que ustedes, me hago todos los días una sólo pregunta: ¿Cuándo van a cambiar las cosas? Inmediatamente me respondo. ¿Qué estoy haciendo para cambiarlas?, para lograr que mi congénere, el otro, los otros tengan -cada día- un poco más de humildad, humanidad y realicen su trabajo con entrega, alegría, ya no digamos con amor, por lo menos con respeto hacia los demás. La primera pregunta es: ¿sinceramente deseamos que las cosas cambien? Según el diccionario la sinceridad es: “falta de fingimiento en las cosas que se dicen o en lo que se hace”. Y agregaría: ¿soy indiferente de lo que pasa en mi entorno? Por consiguiente, una primera lectura sería: dejemos de fingir en tal o cual acción, sin reservas hagamos retro-inspección con nosotros mismos, no caigamos el papel de juzgar lo que nosotros mismos avalamos o -más allá- hacemos para mantener el status o nuestra condición privilegiada, y es que no se trata de mandar a volar todo e ir en contra de las reglas del sistema, sino desde nuestra área de trabajo, actividad o acción, tratemos de dar lo mejor de nosotros, no por interés, sino porque al final del camino tendremos el cerebro, el...
¿El dinero el camino a la felicidad?

¿El dinero el camino a la felicidad?

En el mundo en el que vivimos, donde al parecer el consumo es lo más importante, se ha promovido la idea que la felicidad sólo puede alcanzarse con dinero. A pesar de esto, la sabiduría popular dice que éste no da la felicidad y estudios científicos lo han demostrado, ya que si el dinero originara felicidad, no podrían existir pobres felices ni millonarios infelices, pero los hay. Si bien es cierto que para ser feliz lo ideal sería tener cubiertas tus necesidades básicas como vivienda, vestido y alimento, también se ha demostrado a nivel país que en aquellos donde el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita ha aumentado, sus índices de felicidad o bienestar subjetivo no lo han incrementado. Si nos preguntamos si el dinero nos hace felices, podríamos responder que eso depende de si tienes satisfechas las necesidades elementales de un ser humano y también de la forma en la que concibes tu realidad y lo que es más importante para ti. Te preguntamos: ¿el dinero es lo único que te hace...