Liderazgo al estilo Nelson Mandela: Paciencia y perdón al servicio de los demás

Liderazgo al estilo Nelson Mandela: Paciencia y perdón al servicio de los demás

Mandela forjó un vida de servicio desde sus inicios, misma que fue creciendo durante 27 años en prisión, lo que terminó por madurar su visión y misión en este mundo, misma que luego guió a Sudáfrica a evolucionar como nación e inspirar al mundo entero como bandera de perdón, de humidad y servicio a los demás. “Una de las cosas más difíciles no es cambiar la sociedad sino cambiarse a uno mismo. ” — NELSON MANDELA Nelson Mandela vivió lo que predicaba, características que lo hacían un gran líder, mismas caractersticas que todos nosotros podemos cultivar para nuestro propio bienestar: Paciencia: Si algo caracterizó a Mandela, fue ser paciente. Supo resistir 27 años en prisión sin desesperarse, sin perder sus ideales, sin perderse a sí mismo y sin perder la esperanza de algún día ser libre y mediante ello, liberar a su país. Humildad: Trataba de la misma manera a un rey que a un mendigo. No hay diferencias, todos somos seres humanos y todos somos igual de importantes. Visionario: Capaz de seguir su objetivo hasta las últimas consecuencias, siempre pensando que iba a ser posible sin importar la adversidad temporal. Capacidad de perdonar: Razones y motivos le sobraban para llenarse de odio y resentimiento, pero el decidió el camino del perdón y la paz. Saber delegar: Mandela fue capaz de dar un paso al costado al terminar su mandato, sabiendo que la verdadera democracia va más allá de una persona y una visión. Conocerse a uno mismo: Tenía perfectamente claro cuáles eran sus fortalezas y en qué áreas no era tan capaz. Esto lo hizo un líder muy...
Se el cambio que quieres ver en el mundo: Liderazgo al estilo Gandhi

Se el cambio que quieres ver en el mundo: Liderazgo al estilo Gandhi

Gandhi era el contrario al estereotipo de liderazgo que común vemos, no era extrovertido más bien él se consideraba a sí mismo como tímido en extremo, no alzaba la voz, tampoco poseía una gran fuerza física ni se vestía para impresionar, era una persona humilde, sencilla y trabajadora. Uno de sus legados más importantes es su frase: “Se el cambio que quieres ver en el mundo”, ya que es una invitación a transformar en nosotros mismos aquello que queremos ver reflejado en los demás, es buscar el cambio interno antes de pedir el externo, es hablar a través del ejemplo y no solo a base de palabras. De Gandhi podemos aprender y aplicar para nuestras vidas: La lucha por un objetivo no tiene que trasladarse al campo de la violencia física o verbal: La mejor arma para la paz es una sonrisa. Nuestro mensaje al exterior tiene que ir en sintonía con nuestra vida interior: Si existe coherencia con lo que pensamos, decimos y hacemos, nuestras ideas y objetivos se comunican de manera más clara y creíble a los demás. La humildad como bandera: No importa nuestro cargo, logros o condición social, siempre hay que estar dispuestos a servir, aprender, valorar, reconocer nuestros errores y no tomarnos tan en serio los elogios. Sencillez: Vivir una vida simple, sin necesidad de darle tanta importancia a las posesiones, permite encontrar paz y enfocarnos en aquello que nos genera ese sentido de trascendencia. Ser el cambio que queremos ver en el mundo implica compromiso, implica disciplina, coherencia, consistencia. Ser el cambio que queremos ver en el mundo no es tarea sencilla, tampoco se logra de un...
Cuando vayan mal las cosas, hacer una pausa, pero no nos rindamos

Cuando vayan mal las cosas, hacer una pausa, pero no nos rindamos

De: Rudyard Kipling Cuando vayan mal las cosas como a veces suelen ir, cuando ofrezca tu camino sólo cuestas que subir, cuando tengas mucho haber pero mucho que pagar, y precises sonreír aun teniendo que llorar, cuando ya el dolor te agobie y no puedas ya sufrir, descansar acaso debes pero nunca desistir. Tras las sombras de la duda, ya plateadas ya sombrías, puede bien surgir el triunfo, no el fracaso que temías, y no es dable a tu ignorancia figurarse cuan cercano, puede estar el bien que anhelas y que juzgas tan lejano, lucha, pues por más que en la brega tengas que sufrir. ¡Cuando todo esté peor, más debemos insistir! Si en la lid el destino te derriba, si todo en tu camino es cuesta arriba, si tu sonrisa es ansia satisfecha, si hay faena excesiva y vil cosecha, si a tu caudal se contraponen diques, ¡Date una tregua, pero no claudiques! Rudyard Kipling...
La disciplina son los cimientos de todo gran éxito: Seis maneras para desarrollar esta habilidad

La disciplina son los cimientos de todo gran éxito: Seis maneras para desarrollar esta habilidad

La disciplina es la base de cada éxito. es la fuerza que nos permite seleccionar lo que es más conveniente para nosotros sin importar que sea lo más cómodo o lo que más ganas tenemos de hacer. Ser disciplinados nos forja carácter, nos crea buenos hábitos y nos permite trabajar y dominar nuestra profesión, de ahi la importancia de esta habilidad. Como toda habilidad también tenemos que entrenarla (de cierta forma es una paradoja: buscar ser disciplinados para aprender a serlo). conozcamos seis maneras para realizar este entrenamiento: Aprender a controlar nuestros impulsos: No dejarnos guiar por sentimientos, provocaciones (propias o externas). Hacer lo que nos propusimos hacer. Aprender a establecer prioridades: Saber que es prioritario es ejercer el poder de la disciplina. No todo lo prioritario es lo que nos entretiene, de ahí que la disciplina juega un rol vital para hacerlo. Aprender a terminar lo que comenzamos: Si empezamos una tarea, hacerla de principio a fin. A medias nos crea el vicio de posponer y puede causar perder oportunidades que igual y nunca vuelvan. Aprender a hacer una cosa a la vez: El famoso “multitasking” le resta calidad a lo que hacemos ya que no estamos poniendo nuestra atención completa a nada, es dividir y fraccionar y ese es el resultado final que se ve, algo dividido, fraccionado, incompleto. Aprender a decir no: Fundamental para lograr disciplina en nuestra vida. Decir no es una decisión honesta, responsable y necesaria cuando la ocasión lo amerita. La disciplina son los cimientos de todo gran éxito....
El esfuerzo como herramienta vital de crecimiento

El esfuerzo como herramienta vital de crecimiento

Si no duele, no sirve, ¿qué tanta verdad hay en esta frase? Tiene su argumento en en el dolor que representa el entrenamiento físico que permite a los músculos del cuerpo crecer y desarrollarse; pero además significa que en área emocional y espiritual el dolor es necesario para forjar el carácter mediante la perseverancia y la constancia, es una realidad que dentro del esfuerzo encontramos la formación necesaria para crecer y fortalecernos. ¿Por qué? Por que el sufrimiento produce perseverancia y la perseverancia, a su vez, entereza de carácter. Por ello, es importante desde siempre asumir esa relación y trabajarla desde niños de acuerdo a nuestra edad y capacidad, pero acostumbrarnos a que sin esfuerzo no hay madurez, no hay desarrollo. Muchas personas obtienen las cosas gracias a sus capacidades o habilidades y esto es muy bueno, pero también es importante trabajar aquellas áreas para las que no tenemos mucha habilidad, porque es posible también alcanzar un buen nivel aún en aspectos para los que no fuimos dotados, sin embargo en el camino aprender a encontrar herramientas y por supuesto aprender a manejarlas. Toda vez que veamos al esfuerzo como el camino para llegar a la formación, estamos más dispuestos a enfrentar desaveniencias y adversidades y a mirar a éstas como oportunidades de crecimiento sin morir en el...
Old Age

Old Age

              A raíz del trauma civilizatorio de la segunda guerra mundial, se agigantó un complejo de culpa en la cultura. Desde entonces, esa culpa ha venido generando cambios en la consciencia social. En un principio fueron las consignas pacifistas, luego vino la sospecha contra toda forma de autoritarismo, las mil formas de activismo, desde “save de whales” y Greenpeace, pasando por el veganismo, hasta la cultura de lo gluten free, lo orgánico y lo antitaurino. Se trataba, en el fondo, de asegurar que el horror del Gulag y de Auschwitz no se repitiera nunca. Hasta aquí todo bien. El asunto delicado, es que en esta vorágine de asegurar la paz y la no violencia, todos estos activismos se han convertido en los nuevos fascismos. De este modo, la idelogía new age, en un principio contestataria, se convirtió en un peligroso old age reaccionario e intolerante con todo lo que no se adhiera a sus consignas. Y, en una palabra, lo que no se adhiere a ellos es la tradición. Hoy vivimos el imperio de la simulación, llamada “discurso políticamente correcto”. Hoy es intolerable no mostrarse de acuerdo con lo que estos discursos imponen. La pena es el escarnio, el linchamiento, la mofa o la exclusión. Hay al menos dos fenómenos muy negativos de esta “old age”: 1.- La adaptación al sistema.- La feroz competencia del capitalismo contemporáneo tiene como su centro a la violencia y la deshumanización, pero de un modo increíblemente hábil, su propio funcionamiento nos ha vendido –literalmente- la idea, de que vivimos una era de florecimiento espiritual. De este modo,...