Busquemos una vida sana

Busquemos una vida sana

La salud no lo es todo, pero sin ella, todo lo demás es nada”. Schopenhauer. En la actualidad, una parte de la población mexicana se encuentra en busca de obtener una sana alimentación, la cual los conduzca a un bienestar óptimo y placentero que les permita sentirse de una forma adecuada y por lo tanto gozar de una buena salud. Es de gran importancia crear conciencia sobre la manera la cual nos estamos alimentando, desde el desayuno, a la cena como la última ingesta de alimentos del día previo a descansar. Nuestro entorno juega un papel de gran interés, ya que en numerosas ocasiones es necesario reforzar el ambiente en el que nos desarrollamos, tanto profesionalmente en relaciones laborales como de carácter familiar, de una forma saludable y que se implementen estrategias de vida las cuales no nos orillen a caer en inadecuados hábitos altamente dañinos para nosotros mismos, así como a nuestros seres queridos. La prevención cuenta mucho, si una persona no cuenta con buenos hábitos en su vida, esto a corto o mediano plazo le puede traer considerables repercusiones en su salud, recordemos que para sentirnos plenos es necesario mantener un buen control físico y mental, de esta forma nuestro cuerpo nos lo agradecerá y lograremos un bienestar que nos permita sentirnos llenos de energía y capaces de poder realizar nuestras actividades con armonía en todo momento. En nuestros trabajos y hogares, siempre será recomendable el contribuir con los demás, el cuidado mutuo entre las personas de las cuales solemos estar rodeados, nos ayudará de forma recíproca a valorarnos cada día más y más, esto nos permitirá...
NUTRICIÓN Y BIENESTAR

NUTRICIÓN Y BIENESTAR

“Los alimentos que consumes pueden ser la medicina más segura y potente, o el veneno más lento”. Ann Wigmore. Hoy en día, la sociedad en nuestro país refleja numerosos cambios en su salud, debido al mismo ritmo acelerado que llevan en sus vidas a diario, así mismo una inadecuada alimentación, la cual suele ser rica en grasas saturadas así como químicos dañinos en su composición. Siempre será importante tomar en cuenta que una alimentación balanceada, el estar bien hidratado y realizar ejercicio como fuente de bienestar por lo menos de tres a cuatro veces por semana nos ayudará a equilibrar dos factores muy importantes, como lo son el equilibrio mental y físico. Esto por ende, nos permitirá gozar de buena salud y bienestar, tener una mejor calidad de vida, desarrollar un óptimo rendimiento día a día y evitar enfermedades principalmente como son cáncer, hipertensión, diabetes y de tipo glandular. Recordemos que no requerimos precisamente ser unos expertos en artes culinarias para alimentarnos de forma adecuada, algunos métodos que podemos utilizar para preparar nuestros alimentos son el cocido a vapor, asado, hervido, deshidratado de alimentos, entre otros. A los menores en casa, debemos guiarlos para que adquieran hábitos alimenticios desde temprana edad, los cuales los ayuden a saber distinguir entre los alimentos que los pueden realmente nutrir y los que les puedan causar algún daño a futuro y que les repercuta en su salud. Como sugerencias se pueden implementar horarios de comida, organización, limpieza en el área donde se manipularán los alimentos, cooperación y la participación por los integrantes de la familia al preparar los alimentos. Realmente para crear conciencia...
Alimentación consciente

Alimentación consciente

Como ya he comentado en otras ocasiones, la atención plena es un ejercicio que nos ayuda a incrementar nuestro bienestar. Esta práctica puede llevarse a cabo mediante diversas acciones y una de ellas es muy sencilla y forma parte de nuestro quehacer diario: la alimentación. Así es, al comer podemos practicar el “mindfulness” para incrementar nuestro bienestar. Cuando estemos en casa hay que asignar un tiempo especial para la cena, en la que estemos conscientes en que sólo enfocaremos nuestra atención y nuestros pensamientos a esa acción; así que debemos apagar la televisión y nuestros celulares, dejar a un lado las revistas o libros o cualquier distractor. Cada integrante de la familia puede contribuir a la preparación de la cena: desde cocinar o poner la mesa. Una vez que sirvamos la comida, nos podemos sentar y antes de comer podemos practicar una respiración consciente para así despejar nuestra mente. Durante la cena, hay que concentrarnos en las personas que están con nosotros y en los alimentos que consumimos. Es importante que provoquemos un ambiente de tranquilidad y armonía, por lo que no está de más sonreír y agradecer que somos afortunados de contar con alimentos, un ambiente especial y los seres queridos que nos acompañan. Para realizar una alimentación consciente, debemos involucrar todos nuestros sentidos, servirnos raciones modestas y comer lentamente para disfrutar lo que estamos consumiendo. Esta práctica, de acuerdo con el maestro vietnamita Thich Nhat Hanh, nos ayudará a disfrutar de los pequeños placeres de la vida y darnos cuenta que podemos practicar la atención plena en cada una de las actividades que realizamos día con día. ¿Se animan a...
¿Te gusta la comida picante?

¿Te gusta la comida picante?

Si te gusta la comida picante te tenemos una buena noticia: el chile aumenta la felicidad. Sí, así como lo lees, este alimento típico de la comida mexicana es considerado uno de los que nos provocan felicidad. ¿Por qué? Porque al consumir chile se estimula la producción de endorfinas, hormonas que nos permiten sentir mayor bienestar y felicidad. Se dice que al momento en el que este alimento toca nuestra lengua, nuestro cerebro empieza a liberar dichas hormonas para calmar la irritación que nos produce. Además, mientras más pique el chile más beneficioso es para nuestro bienestar, ya que así se liberan más endorfinas, y por ende, experimentamos mayor felicidad. A ti, ¿te gusta la comida...
Cuidado con las comidas que producen sueño

Cuidado con las comidas que producen sueño

Un hábito muy lesivo para la salud resulta sumamente cotidiano en oficinas, talleres, salones de clases y otros sitio de trabajo y de estudio. Díganme si no lo han visto miles de veces: la gente cae en un estado de letargo y hasta cabecea frente a sus herramientas de trabajo de tanto sueño que llega a tener después de comer.   ¿Exactamente a qué comida me refiero? A una sumamente popular: carne o verduras fritas, pan y tortilla. En cualquiera de sus formas y combinaciones, tacos y tortas son el alimento número uno para almuerzos, comidas y cenas de estudiantes y trabajadores.   Resulta que esa combinación, y particularmente la abundancia de los azúcares en que se convierten panes y tortillas en nuestro organismo, le pega directamente a las sustancias cerebrales que regulan el sueño. Y el resultado ya lo conocemos: mucho sueño y bajo rendimiento. Su nombre médico es somnolencia postprandial.   Lo que más me interesa es un detalle: cuando sentimos ese letargo, no sólo somos torpes para actuar o aprender, sino que nos encontramos atrapados en malestar y pesadez. ¿Vale la pena ponernos en ese estado? La respuesta es muy lógica, pero creo que es necesario conocer este proceso fisiológico para tomar mejores decisiones a la hora de elegir nuestros menús.   Si quieren abundar en el tema les comparto esta liga: http://www.medciencia.com/por-que-tenemos-sueno-despues-de-comer-la-somnolencia-postprandial/ con más información. ¿Nos comprometemos a comer mejor y buscar nuestro bienestar ahorrándonos enfermedades y momentos de malestar?   Intercambiemos opiniones en Twitter: @fer_manzanilla y también los invito a Facebook; hagan clic en esta dirección:...
¡A comer cerezas!

¡A comer cerezas!

Un consejo sencillo de seguir para ser más felices es cuidar nuestra alimentación, ya que está comprobado que lo que consumimos puede impactar en nuestros estados de ánimo y en cuánto bienestar experimentamos. Por ejemplo, en la década de 1980 un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets demostró que comer un puñado de cerezas funciona mejor que los antidepresivos. Se dice esto porque las cerezas contienen anthocyanin, sustancia que ayuda a aliviar el dolor, por lo que se convierte en una aspirina natural efectiva para tratar la depresión. Las cerezas contienen triptófano, aminoácido que nos ayuda a generar serotonina (conocida como la hormona de la “felicidad”) y por ende, a ser más felices. Además, al contener vitaminas C, B1 y B5, contribuyen a que tengamos mejor memoria. Otro punto a favor de consumir cerezas es que son ricas en los antioxidantes conocidos como flavonoides, los cuales fungen como antiinflamatorios y nos ayudan a prevenir enfermedades del corazón. Por todas sus ventajas, hay que hacer el propósito de incluir más cerezas en nuestra...