Un par de zapatos habla muy bien de ti

Un par de zapatos habla muy bien de ti

Parte muy importante de nuestro bienestar reside en la comunicación que entablamos con los demás a través de nuestros gestos, nuestra sonrisa… y resulta que también con los zapatos que elegimos cada día.Sabía, por artículos escritos por psicólogos y expertos en imagen, que el cimiento de la imagen personal es el aspecto que tiene nuestro calzado: quien se preocupa por llevarlo aseado y presentable (como acostumbramos clasificar lo que se ve bien) es más detallista en lo que hace y se atiende a sí mismo con más esmero. Lo podemos comprobar cuando usamos un par de zapatos para trajinar en el trabajo y otro, sin polvo, para visitar clientes, ir de compras o salir de paseo. Pero hay mucho más, y tiene aval científico. En el Journal of Research in Personality se publicó un estudio del investigador Omri Gillath, en la Universidad de Kansas, en el que jóvenes miraban las fotografías de los zapatos de cientos de personas y enumeraban las características de personalidad de los dueños de esos zapatos. Previamente, éstos habían llenado fichas con detalles de su personalidad y cedido a este ejercicio algunos de sus pares favoritos. Resultó que los observadores acertaron en factores como estabilidad emocional, escrupulosidad, agradabilidad y franqueza de los dueños de cada par de zapatos juzgado. Eso va más allá de cuánto dinero se tiene o si se es conservador o extrovertido. La información que dan los zapatos tiene que ver, pues, con diferencias individuales, afirman los psicólogos. Algunos han hecho interpretaciones generales que enlisto aquí: •  Personas agradables usan calzado práctico. •  La gente agresiva prefiere los botines. •  Los tranquilos eligen zapatos incómodos,...
Escribir de nuestras experiencias cicatriza heridas físicas

Escribir de nuestras experiencias cicatriza heridas físicas

Lo demostraron científicos: escribir sobre las situaciones que más duelen o poner en palabras las intenciones más profundas del corazón aumenta la capacidad del cuerpo para curar heridas de los órganos y ofrece bienestar.La psicóloga Elizabeth Broadbent dirigió un estudio en la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, en el que participó medio centenar de adultos mayores que fue sometido a una biopsia que les dejó heridas en los brazos. A todos se les pidió que escribieran durante 20 minutos, cada cuatro o cinco días y los investigadores fotografiaron las lesiones hasta que se curaron. La mitad del grupo contaba sus experiencias traumáticas o emociones que marcaron su vida y la otra escribía sobre lo que harían durante el día sin mencionar sentimientos. Once días después de hechas las biopsias, tres cuartas partes del grupo que escribió sobre sus momentos dolorosos había sanado las heridas por completo. Del segundo grupo, apenas 42% lo había logrado. Después de leer estos resultados, reflexioné sobre lo que algunos hacemos cada vez que un familiar o amigo nos comienza a platicar cosas tristes o vuelca los sentimientos que lo ponen melancólico: le decimos que no recuerde los eventos terribles, que sepulte esas anécdotas. Y, resulta, que con esas recomendaciones, le estamos deteniendo un proceso que le moverá los resortes incluso de la curación física. El camino de la salud, del bienestar, va en sentido contrario. Quiero caminar en la ruta adecuada. La próxima vez que alguien tenga la confianza de platicarme sus experiencias dolorosas, estaré mucho más atento y, quizá, hasta le anime a escribir y sanar. Creo firmemente que es momento de...
Chequeo médico, un paso vital para el bienestar

Chequeo médico, un paso vital para el bienestar

En Argentina, por primera vez, se midió la felicidad y el bienestar de los habitantes del país para conocer cómo se sienten y cuáles son las prioridades en las que basan estas dos grandes metas de vida.Me llama la atención el factor de la salud entre los encuestados que participaron en el primer estudio sobre estos temas en aquella región. Aunque 93 de cada cien personas afirmó que conciben el cuidado a su cuerpo como una responsabilidad propia y prioritaria, los hábitos que revelaron apuntan en otra dirección. Resulta que 35 de cada cien reconocieron que no han acudido ni siquiera una vez al año a hacerse una revisión médica. Hay que recordar que un chequeo general es recomendado por lo menos cada año a fin de detectar padecimientos e indicadores de malestares. Aparte de ello, menos de la mitad de los entrevistados dijeron que no realizan actividad física ni por lo menos una vez al mes, y 40 de cada cien consideraron padecer sobrepeso. Para estas personas el bienestar se basa fundamentalmente en gozar salud y, sin embargo, no hacen gran cosa por atenderse ni prevenir o realizar actividad física en forma regular para mantener un buen estado general. ¿Les suena familiar esta situación? A mí sí. Recuerdo los trucos que hacemos para retrasar la visita al dentista y cómo ante malestares que creemos menores recurrimos a la automedicación o el consejo de nuestros amigos, o el té maravilloso de las abuelas… pero no acudimos al consultorio del experto. Por cierto, en Argentina, de cada cien personas que se sienten mal físicamente, 59 recurren al médico, mientras que...
El respeto y el reconocimiento son las bases del bienestar

El respeto y el reconocimiento son las bases del bienestar

Leo las consideraciones de la académica María Eugenia Sánchez Díaz de Rivera sobre los factores indispensables para propiciar una vida justa y de bienestar: el respeto y el reconocimiento mutuos.Ella expone que, por ejemplo, los modelos de belleza física para hombres y mujeres difundidos por los medios de comunicación se establecen justamente por la falta de esos dos componentes que, en caso de estar presentes en las sociedades en que vivimos, no impondrían una exigencia de cierto tipo de figura y facciones para alcanzar la aceptación y admiración de las personas. Además, el respeto y el reconocimiento de las necesidades de los demás impedirían el consumo excesivo de agua y energía que hacen familias y corporaciones que, a la vez, desencadenan una gran producción de desechos. Tanto el gasto de los recursos como la contaminación ocurren en beneficio de unos a expensas de otros. Científicos sociales mantienen una esperanza: al cambiar en forma gradual el ideal de felicidad que se impulsa –en el que se concede importancia clave a la belleza y la acumulación de riqueza– disminuirá la tensión y la gente podrá vislumbrar su especial y personal modo de tener bienestar desde dentro y también en sus relaciones con los demás y en el trabajo. Crear espacios de libertad y construir el reconocimiento a los demás parecen tareas difíciles de lograr; sin embargo, la catedrática tiene la certeza de que cada día podemos avanzar si nosotros mismos empezamos a ocuparnos de vivir dando la importancia que tienen las decisiones de los demás y defendiendo las nuestras en un ambiente de convencimiento de la igualdad que tenemos para conseguir...
Hacer equipo en pareja para conservar la línea

Hacer equipo en pareja para conservar la línea

Acaban de compartirme un artículo que explica porqué la mayoría de la gente casada aumenta de peso respecto de sus tiempos de soltería: los que se relajan demasiado pierden el cuidado de la esbeltez, mientras que las ocupaciones de la casa y la familia restan tiempo dedicado al ejercicio. Una explicación se añade al aumento de peso: en compañía, solemos comer de más. ¿Así que nos animamos a pasarnos de cucharadas cuando estamos emparejados? Pareciera que sí, para la mayoría de los casados. Afortunadamente, gente como la investigadora Charlotte Markey da consejos para resolver el problema de subir de peso después de la boda. Numero los que me han parecido más importantes: Hacer equipo para comer sano y hacer ejercicio. El menú cotidiano no se hace solo, así que la planeación de los ingredientes, la compra y la preparación, si se hace en forma compartida, resulta un ejercicio diario de cuidado mutuo de la figura y del bienestar. Evitar criticar o presionar a la pareja con el tema de los kilos extra. Hay quienes sacan el tema de la dieta a cada momento y eso, en vez de traer buenos resultados, hace enojar al compañero, lo pone a la defensiva y lo peor es que termina por hacer dieta en casa y luego darse atracones fuera. Ejercitarse juntos permite expresar el cuidado mutuo y disfrutar los paseos, sea corriendo o caminando, o las rutinas de ejercicio, siempre y cuando ninguno presione al otro o se burle de su falta de fuerza o de su cansancio. Aprovechar la red de amigos. Cuando estamos en pareja, tenemos más apoyo social porque sumamos a la gente...
Rutina de atleta, vida de triunfo

Rutina de atleta, vida de triunfo

El sonorense Luis Rivera, con su medalla de bronce en el Mundial de Atletismo, en Moscú, nos hizo girar la mirada a la vida de riguroso entrenamiento físico y gran preparación mental que siguen los mejores deportistas de pista y campo. La victoria de Elena Isinbáyeva, punto máximo de un mano a mano de varios años que ha protagonizado junto con sus rivales cubana y estadounidense, fue uno de los hechos que encendieron los reflectores del mundo. Por supuesto, toda una fiesta fue el triunfo de de Usaín Bolt, por quien los templos de Jamaica hicieron excepciones en los horarios de sus servicios el domingo que compitió para que los feligreses pudieran seguir la carrera en tiempo real por televisión. Conquistas sólidas y contundentes fueron las de dos atletas que mostraron que la maternidad no está reñida de ningún modo con el entrenamiento de alto rendimiento: Edna Kiplagat y Valeria Straneo volvieron del embarazo a la pista para hacer el uno-dos en maratón. Escuché la conversación de un deportista (de judo) retirado y un profesor de educación física que aplauden los estímulos que ahora se les da a los ganadores. Sesenta mil dólares les parece incluso poco, “pero al fin y al cabo parece una pequeña compensación” frente a los gastos que hace una familia cuando impulsa a un atleta. Pienso en el esfuerzo máximo que hacen los parientes del deportista con tal de que se entrene en los mejores sitios, con la más especializada guía posible; en los estrictos entrenamientos, en lo riguroso de la rutina de los representantes de las naciones reunidas por olimpiadas y campeonatos. Me...