Hacer equipo en pareja para conservar la línea

Hacer equipo en pareja para conservar la línea

Acaban de compartirme un artículo que explica porqué la mayoría de la gente casada aumenta de peso respecto de sus tiempos de soltería: los que se relajan demasiado pierden el cuidado de la esbeltez, mientras que las ocupaciones de la casa y la familia restan tiempo dedicado al ejercicio. Una explicación se añade al aumento de peso: en compañía, solemos comer de más. ¿Así que nos animamos a pasarnos de cucharadas cuando estamos emparejados? Pareciera que sí, para la mayoría de los casados. Afortunadamente, gente como la investigadora Charlotte Markey da consejos para resolver el problema de subir de peso después de la boda. Numero los que me han parecido más importantes: Hacer equipo para comer sano y hacer ejercicio. El menú cotidiano no se hace solo, así que la planeación de los ingredientes, la compra y la preparación, si se hace en forma compartida, resulta un ejercicio diario de cuidado mutuo de la figura y del bienestar. Evitar criticar o presionar a la pareja con el tema de los kilos extra. Hay quienes sacan el tema de la dieta a cada momento y eso, en vez de traer buenos resultados, hace enojar al compañero, lo pone a la defensiva y lo peor es que termina por hacer dieta en casa y luego darse atracones fuera. Ejercitarse juntos permite expresar el cuidado mutuo y disfrutar los paseos, sea corriendo o caminando, o las rutinas de ejercicio, siempre y cuando ninguno presione al otro o se burle de su falta de fuerza o de su cansancio. Aprovechar la red de amigos. Cuando estamos en pareja, tenemos más apoyo social porque sumamos a la gente...
Rutina de atleta, vida de triunfo

Rutina de atleta, vida de triunfo

El sonorense Luis Rivera, con su medalla de bronce en el Mundial de Atletismo, en Moscú, nos hizo girar la mirada a la vida de riguroso entrenamiento físico y gran preparación mental que siguen los mejores deportistas de pista y campo. La victoria de Elena Isinbáyeva, punto máximo de un mano a mano de varios años que ha protagonizado junto con sus rivales cubana y estadounidense, fue uno de los hechos que encendieron los reflectores del mundo. Por supuesto, toda una fiesta fue el triunfo de de Usaín Bolt, por quien los templos de Jamaica hicieron excepciones en los horarios de sus servicios el domingo que compitió para que los feligreses pudieran seguir la carrera en tiempo real por televisión. Conquistas sólidas y contundentes fueron las de dos atletas que mostraron que la maternidad no está reñida de ningún modo con el entrenamiento de alto rendimiento: Edna Kiplagat y Valeria Straneo volvieron del embarazo a la pista para hacer el uno-dos en maratón. Escuché la conversación de un deportista (de judo) retirado y un profesor de educación física que aplauden los estímulos que ahora se les da a los ganadores. Sesenta mil dólares les parece incluso poco, “pero al fin y al cabo parece una pequeña compensación” frente a los gastos que hace una familia cuando impulsa a un atleta. Pienso en el esfuerzo máximo que hacen los parientes del deportista con tal de que se entrene en los mejores sitios, con la más especializada guía posible; en los estrictos entrenamientos, en lo riguroso de la rutina de los representantes de las naciones reunidas por olimpiadas y campeonatos. Me...