Los doce hábitos que las personas felices practican

Los doce hábitos que las personas felices practican

¿Existen fórmulas específicas e infalibles para alcanzar la felicidad? Creemos que no, pues no debemos ver a la felicidad como una meta a alcanzar en un remoto futuro. La felicidad es un estado interior que podemos capturar de instante en instante Esa felicidad que todos buscamos se encuentra “oculta” en los detalles de nuestro diario vivir y existen ciertas acciones simples que quienes se consideran a sí mismos como personas felices suelen poner en práctica día a día. Aquí compartimos algunos hábitos que pueden ayudarte a ser tan feliz como desees: 1- Considera a los problemas como desafíos Ante cualquier dificultad o contingencia, sea por una persona o algún suceso, trata de pensar que lo superarás y habrás aprendido de ello una nueva lección. Como dice el popular dicho “Lo que no me mata, me fortalece”. 2 – Aprende a perdonar Cada vez que alguien te critique o hiera con sus palabras, trata de olvidar las ofensas. Aun cuando sepas que lo dijo intencionadamente, déjalo pasar y no permitas que te afecte. Recuerda que aceptar a los demás por quienes son y conocer tus propias virtudes, te hará más fuerte y feliz. Pareja abrazada perdonándose 3 – Sé amable y agradecido/a Quienes tratan a los demás de modo rudo o desagradable, en el fondo lo que demuestran es su propia insatisfacción e inseguridad. Sin embargo, cuando eres amable con los demás, la amabilidad dada volverá a ti. Además de ser cuestión de buenos modales, al expresar tu reconocimiento y agradecimiento a las demás personas, ellos se sentirán más inclinados a ayudarte en el futuro. 4 – No busques la...
Dejar ir el estrés: No hay nada a qué aferrarse

Dejar ir el estrés: No hay nada a qué aferrarse

El estrés contribuye a problemas de salud, infelicidad, depresión, problemas de pareja, y mucho más. Siempre vamos a tener algo de estrés en nuestras vidas, pero ¿cómo podemos manejarlo? Por: Leo Babauta Encontrar la causa, y trabajar para resolver esa causa. En mi experiencia, he encontrado que la causa fundamental de la tensión es aferrarse a las cosas. Nos aferramos a la esperanza de que las cosas vayan como esperábamos o planeamos, y luego nos estresamos tratando de hacer que así suceda, o nos frustra cuando no lo logramos. El aferrarse a las cosas causa nuestro estrés y frustraciones. Entonces, ¿cómo podemos dejar de aferrarnos? Al darnos cuenta de que no hay nada a qué aferrarse. Que todo es cambiante, nada es permanente, todo evoluciona, al igual que nosotros mismos. Lo que podemos hacer hoy para detectar el estrés: Preguntarnos lo que nos está estresando hoy. Preguntarnos a qué nos estamos aferrando. Imaginemos que las causas que nos estresan no existen. ¿Cómo cambia esto las cosas? Te invitamos a conocer más sobre el autor en: http://zenhabits.net/ y puedes leer la versión original en...
Internet y nuestras relaciones personales

Internet y nuestras relaciones personales

Internet  representa una de las grandes herramientas que nos permiten reducir la brecha digital, mediante lo cual se contribuye a mejorar diversos servicios –como la seguridad, la educación o la salud- y a promover el desarrollo económico y social. La existencia de Internet ha cambiado nuestra forma de relacionarnos con los demás, hasta el punto en que podría decirse que no existen barreras físicas que nos impidan comunicarnos con personas que se encuentran a miles de kilómetros de distancia. Gracias al uso de Internet podemos mantener relaciones de amistad, amor o familiares sin importar el lugar donde vivamos, lo cual impacta en la felicidad que experimentamos. También, gracias a Internet es que es posible que nos sumemos a distintas causas que nos ayuden a cumplir con diversos propósitos. Por ejemplo, podemos unirnos a voluntariados virtuales mediante los cuales aportemos un granito de arena para hacer de nuestro mundo uno mejor para todas y todos. Por esas razones, pensemos cómo utilizarla para mejorar nuestras relaciones y el entorno en el que...
Los buenos hábitos

Los buenos hábitos

¿Quieren realizar un cambio positivo en su vida? Si es así, lo que debes hacer es crear buenos hábitos, ya que estudios han comprobado que las personas que realizan actividades de manera repetida logran más fácilmente sus objetivos. Adquirir buenos hábitos es una práctica que nos permite obtener logros significativos en nuestras vidas, ya que nos ayuda a hacer cambios en nuestro día a día. Entre los consejos que otorgan especialistas en motivación y desarrollo personal para adquirir buenos hábitos está, en primer lugar, identificar qué objetivo queremos lograr, ya que es sumamente importante definir de manera clara qué es lo que deseamos mejorar para poder realizar un cambio positivo. Otro consejo es ser auto-disciplinados, ya que de acuerdo con un estudio realizado por el psicólogo Benjamin Gardner (University College London), para que una actividad se convierta en un hábito que nos permita transformar de manera positiva nuestra vida, no sólo se requieren 21 sino 66 días de disciplina constante. Un último consejo que podrían tomar en cuenta es buscar apoyo de gente cercana para poder lograr su objetivo. Por ello, si lo que desean es, por ejemplo, tener una mejor condición física, lo que deben hacer es establecer un horario y fechas en las cuales planeen realizar su rutina de ejercicios y cumplirla; al tiempo que pueden buscar a algún amigo que también esté interesado en mejorar su estado físico para que se les facilite realizar dicha actividad. Tras hacerlo de manera continuada, van adquiriendo el hábito de hacer ejercicio hasta que, con el pasar del tiempo, lograrán hacerlo de manera natural. ¿Se animan a adquirir buenos...
Una manera de combatir el estrés es con Empatía

Una manera de combatir el estrés es con Empatía

  En uno de sus artículos recientes, el Psicólogo Arthur Ciaramicoli sostiene que la escucha empática puede ser la clave para reducir el estrés en nuestras vidas en general. ¿Cuántas veces hemos estado preocupados por algún asunto de trabajo, por un amigo o tal vez por un ser querido y al preguntar si todo está bien…? se obtiene una simple respuesta: “Todo esta bien, sólo estoy estresado”, como si no hubiera nada de qué preocuparse. ¿en verdad no hay nada de qué preocuparse? A menudo usamos las palabras “estoy estresado” casualmente en nuestras conversaciones cotidianas, con poco reconocimiento de los efectos adversos del estrés en nuestras vidas. Pero la evidencia sugiere que deberíamos de poner mucha más atención por nuestros niveles de estrés en los que podemos encontrarnos. El Centro para el Control de Enfermedades encontró que el 66 por ciento de los trabajadores estadounidenses dicen que pasan las noches en vela preocupados por los efectos físicos o emocionales del estrés, y el estrés se ha relacionado con muchos problemas de salud, incluyendo la obesidad y las enfermedades del corazón -especialmente entre los estadounidenses de bajos ingresos. El estrés no sólo nos afecta, pero puede afectar a los que nos rodean, tanto en nuestro ambiente de trabajo, así como,  a nuestros hijos. No todo el estrés es malo, por supuesto. El estrés también puede ser estimulante o llevarnos a cuidar por el bienestar de los demás, si se canaliza en la forma correcta. Tampoco es siempre evitable ya que muchos de nosotros tenemos vidas con factores de estrés fuera de nuestro control personal, como es el caso de vivir en la Ciudad de México teniendo que soportar largos períodos de tiempo para transportarnos...
Sabiduría en la distribución del tiempo

Sabiduría en la distribución del tiempo

Cerrar e iniciar ciclos, es una forma de saber administrar el tiempo y sincronizar nuestras vidas. Tiempo, esa palabra a la que en ocasiones le damos demasiada importancia, al grado de que controla totalmente nuestras vidas y entonces surge el mal del siglo: stress. No quiero decir con ello, que todo sea totalmente relajado y sin reglas, un plan u orden que nos permita lograr nuestras metas. Sin embargo, es necesario –de vez en vez- relajarnos y tener muy claro que si en un momento dado no salió como lo planeado, pues en realidad no pasa nada, tal vez no era el momento y sólo hay que esperar para que las cosas se den en perfecto orden divino. Otra consideración, es darle el orden de prioridad a nuestras actividades, en lo personal: Dios, familia y trabajo. Ordenar nuestra vida, créanme que traerá las bendiciones que necesitamos. En este sentido, hay que tomar lo bueno y lo mejor de las palabras, existe un dicho común que señala: “año de nones año de dones”, que significado podríamos darle en estos momentos, yo lo traduzco como la oportunidad de “crecer”. Requerimos tener la conciencia de que contamos con más de 300 días para iniciar los procesos de renovación que deseamos realizar en nuestra vida interna y externa. Fortalecer aquellas áreas en las que tenemos un potencial nato y tratar de transformar aquellas en las que existe una oportunidad de cambio para crecimiento personal, esto, es indispensable para lograr las metas...